Cómo relajarse fácilmente, con 3 poderosos hábitos

Cómo relajarse fácilmente, con 3 poderosos hábitos

Algunas veces me preguntan cuál es la clave de la longevidad. ¿Podemos hacer algo para vivir más años? Distintos estudios, como este que fue publicado en The Atlantic, han sugerido que uno de los factores principales para predecir la longevidad es la ausencia de preocupaciones, estrés y tensión emocional. 

¿Cómo podemos lograr relajarnos?

Sí, se puede aprender a relajarse, y no es difícil. La habilidad para eliminar las preocupaciones de nuestra mente puede ser aprendida.

Mantener la cabeza fría y estar calmado en situaciones de especial tensión nos puede ayudar mucho en nuestra vida diaria. Las personas que no son capaces de calmarse en estas circunstancias suelen reaccionar de forma instintiva y poco racional, llegando a tener problemas graves. Cuando estamos en un estado de nervios, no somos capaces de valorar las consecuencias de nuestros actos, por lo que es de vital importancia que aprendamos a gestionar nuestras emociones y a relajarnos.

Esto también nos ayudará a sopesar la situación que tenemos entre manos, a hacernos una idea más nítida sobre cómo debemos actuar, y por supuesto a no hinchar en nuestra cabeza la magnitud del problema. En caso de que se produzca una discusión verbal, también podremos gestionar mejor nuestra implicación en ella.

Ventajas de saber gestionar los nervios

Si somos capaces de relajarnos en situaciones especialmente duras y estresantes, lograremos:

  • Mantener un mejor estado anímico, alejándonos del estrés psicológico y ahorrarnos conflictos con otras personas.
  • Ahorrar tiempo, esfuerzos y pensamientos en cosas que no nos aportan nada positivo.
  • Estar en concordancia con nuestros principios, y atraer hacia nosotros a personas que también son relajadas. Personas que viven la vida de una forma calmada y optimista, y que huyen de los conflictos.
  • Ser más atractivo. Los individuos que logran mantenerse impasibles ante las adversidades son mucho más atractivos para los demás, porque demuestran confianza en sí mismos y una buena dosis de autocontrol.

Hábitos para saber calmarse incluso en las peores situaciones

Entonces, ¿cómo logramos mantener alejado el nerviosismo y el estrés?

Existen distintas técnicas de control emocional que pueden ayudarnos a gestionar los efectos psicofisiológicos del estrés y la ansiedad. Pero hay más: podemos también implementar ciertos hábitos positivos que nos pueden ayudar a calmarnos y evitar ser presos de los nervios, de la ira o de cualquier otra reacción que no conduce a nada bueno. 

Aplicándolos correctamente, evitaremos frustraciones, miedos, preocupaciones y enfados que puedan degenerar en problemas difíciles de resolver.

1. Pregúntate a ti mismo: ¿realmente vale la pena?

Nuestros pensamientos pueden ayudarnos a mejorar la situación. Pero cuidado, porque también pueden empeorarla. La clave aquí radica en hacernos las preguntas adecuadas, para así poder tener una buena perspectiva del conflicto.

  • ¿Es realmente importante? Muy simple. Haciéndonos esta pregunta podremos poner en contexto la situación que estamos viviendo. Tal vez no merezca la pena ponerse nervioso por una tontería.
  • ¿Me importará esto en 2 años? ¿O incluso en un par de semanas? Esta pregunta nos puede servir para relativizar mucho el problema que tenemos enfrente. Es muy útil a la hora de valorar si realmente tiene algún sentido perder los nervios o preocuparse en exceso por algo. Es probable que haciéndonos esta pregunta tomemos una perspectiva mucho más racional del asunto. ¿Dentro de dos semanas, tendrá alguna influencia esa preocupación en tu vida? Probablemente no.

2. Asume que la vida no tiene por qué ser un martirio

Si notas que te sumerges día tras día en pensamientos obsesivos sobre tus problemas, tal vez estás entrando en una espiral de negatividad y de pensamientos que te sumergen en un estado de constante nerviosismo.

¿Has probado a distraerte? Seguramente, si pones en tu vida un poco de diversión, tu mente te lo agradecerá. Hacer actividades que te gustan, pasar un rato con tus amigos y reírse de la vida es uno de los mejores remedios contra el nerviosismo y la preocupación.

Cuando una persona tiene una vida excitante, divertida y apasionante, no se detiene a pensar en las posibles preocupaciones que le rodean. Todos, absolutamente todos vivimos en una sociedad donde abundan las cosas que no nos gustan, incluso cosas que nos hieren. Hay que enfrentarse a las injusticias, pero es muy bueno para nuestra salud psicológica que aprendamos a despejar nuestra mente, quitándonos un poco la tendencia a dramatizar la vida.

Así pues, puede ayudarte dejar de sobreanalizar estos asuntos peliagudos y dedicar más tiempo a explorar lo bueno de la vida. Salir de la rutina negativa y de centrar toda la atención en las preocupaciones puede ser complicado, porque es una zona de confort. Pero si eres capaz de imponerte dinámicas positivas y hábitos saludables, la confianza en ti mismo aumentará y serás capaz de enfrentarte de forma mucho más sana a cualquier problema.

3. Pon humor a las situaciones complicadas

¿Qué más podemos hacer para intentar relajarnos en situaciones complejas?

Un buen truco es pensar de forma distinta a como lo hacemos normalmente. Añadir un poco de humor a las situaciones estresantes puede ser de gran ayuda para relativizar la importancia de los problemas.

Por ejemplo, pregúntate a ti mismo:

  • ¿Qué haría Doraemon en mi lugar?
  • ¿Qué diría mi abuela si me pudiera ver en esta situación estresante?
  • ¿Cómo actuaría [tu amigo más calmado y confiado] en esta circunstancia?

Esta clave para relajarse fácilmente te permite cambiar tu visión a una perspectiva divertida y desenfadada. Cuando estamos en un estado mental negativo (estresados, agotados, superados por la situación, malhumorados…) no viene nada mal desmitificar el mal momento a base de humor y de buenas vibraciones.

Todos estos consejos son útiles a la hora de mantener la calma en momentos complicados. Aplícalos a tu vida y es probable que todo mejore. ¡Suerte!

Xavier Molina-Psicólogo social Web origen: psicologiaymente

​¿Por qué algunos niños pueden ser capaces de matar?

 ​¿Por qué algunos niños pueden ser capaces de matar?
 

José Rabadán, tenía 16 años y mató a sus padres y a su hermana, disminuida psíquica, con una katana, porque pensó que de esa forma podría hacer su vida tranquilo. Raquel e Iria, de 17 y 16, mataron a una compañera de clase porque querían descubrir lo que se sentía al matar y hacerse conocidas.

Javier Rosado, de 21 años, junto con un amigo de 17, mató a un transeúnte seleccionado al azar. “El Nano”, de 13 años mató de una pedrada a un amigo de 10, porque éste último le había insultado. Antonio Molina, de 14 años arrojó a su hermanastra de 6 por una tubería de distribución de agua donde murió asfixiada, porque sentía celos de ella. Enrique Cornejo y Antonio Aguilar, de 16 años ambos, violaron y apuñalaron a un niño de 11.

Niños asesinos: datos y explicación desde la Psicología

A pesar de que cada caso es único y cada autor tuvo motivos distintos para llevarlos a cabo, todos tienen elementos comunes: los crímenes fueron cometidos por menores de edad y tuvieron lugar en España.

Por supuesto, los mencionados no son los únicos casos de asesinatos llevados a cabo por menores que han ocurrido en el país, existen más, aunque estos han pasado a la historia por la violencia ejercida y las motivaciones de los autores.

¿Por qué un menor de edad comete un crimen de esta magnitud?

Resulta escalofriante pensar que desde una edad tan temprana,  los menores pueden llegar a cometer actos de tal violencia, como la manifestada en los casos expuestos anteriormente y la pregunta que nos hacemos ante estos hechos es: ¿Cómo puede llegar un menor a experimentar tales actos de violencia?

Te puede interesar: “Niños psicópatas: 5 casos de asesinos menores de edad”

Evidencias científicas: desde la personalidad hasta los conflictos emocionales

Los expertos que estudian estos fenómenos violentos alegan diversas causas. Echeburúa relata dos posibles hipótesis al respecto, una de ellas defiende una impulsividad extrema causada por un daño cerebral que afecta a los mecanismos que regulan la conducta y, la otra, hace referencia a una vulnerabilidad de tipo biológico o psicológico.

Por su parte, el profesor de la Universitat de Barcelona  Antonio Andrés Pueyo alude a factores de personalidad y de oportunidad. Este autor defiende que en determinadas situaciones emocionales se desencadenan una serie de actos violentos que pueden acabar en un homicidio sin que haya mediado previamente el deseo de matar. Otras teorías afirman que los predictores que explican la violencia en general, también son explicativos para los casos en que se llega al asesinato u homicidio. 

Algunos de estos factores serían: factores perinatales,  estilos educativos y de crianza muy rígidos o permisivos, no haber desarrollado un buen apego en la primera infancia, bajo autocontrol, bajo rendimiento académico, vivir en zonas conflictivas, tener actitudes antisociales, haber sido víctimas de maltrato o abusos sexuales en la infancia, consumo de alcohol y drogas y problemas o trastornos psicológicos, como por ejemplo son: el trastorno de personalidad antisocial o la psicopatía.

Trastornos psicológicos de fondo

En estos últimos, los problemas psicológicos se apoyan otras corrientes teóricas que afirman quelos trastornos psicológicos son los factores que marcan la diferencia entre quienes matan y aquellos que no lo hacen a pesar de estar expuestos a los mismos factores de riesgo (Farrington, 2012).

Otros factores que también han sido objeto de observación son el temperamento de los menores, el desarrollo moral, la autoestima, y la ausencia de empatía, aunque no debe olvidarse, que una adecuada y correcta educación puede minimizar los efectos nocivos que el ambiente y la predisposición genética puedan tener en el menor y reducir de este modo la predisposición a cometer actos violentos.

Dato: 54% de los menores homicidas sufren un desorden de personalidad

Un estudio llevado a cabo en España con niños y adolescentes condenados por homicidio, arroja datos muy reveladores con respecto a este tema: un 54% de aquellos que habían cometido un homicidio padecía un trastorno de la personalidad o conducta antisocial, un 4% había cometido el asesinato bajo los efectos de un brote psicótico y el 42% restante, eran chicos y chicas normales que vivían en familias aparentemente normalizadas.

La conclusión a este fenómeno, como puede observarse, no es clara y la literatura que encontramos al respecto es variada y alude a varios factores que convergen y desencadenan en un hecho de violencia extrema, como el homicidio. Por lo que no podemos hablar aisladamente de oportunidad para el crimen, factores psicológicos, genéticos o ambientales, sino de la confluencia de ellos. Y siempre tener presente, al igual que concluía Heide que los menores asesinos tienden a tener una historia previa de delitos o conductas antisociales.

Nuria Guzmán RamírezNuria Guzmán Ramírez-Psicóloga web origen: psiologiaymente

El rasgo que más nos atrae a primera vista (según la ciencia)

El rasgo que más nos atrae a primera vista (según la ciencia)
 

Se han llevado a cabo  cientos de estudios sobre la atracción y el enamoramiento. Y hasta día de hoy, todavía no está todo dicho en lo que respecta al gran misterio de la relación de nuestro cerebro y nuestra conducta con lo romántico. Lo cierto es que tanto el enamoramiento como la atracción hacia otro individuo son fenómenos complejos de estudiar, en el que intervienen factores individuales pero también culturales.

En el artículo de hoy nos hacemos eco de una investigación que afirma haber encontrado la clave del atractivo de los hombres y las mujeres (por lo menos, en Occidente). ¡Así que no te lo pierdas!

Puede interesarte: “ La química del amor: una droga muy potente

Qué dice la ciencia hasta el momento

Dicho esto, y antes de pasar al tema de este artículo, tal vez te puede interesar otro artículo que publicamos hace tan sólo unos meses, en el que podrás encontrar una recopilación de los resultados de las diferentes investigaciones que hablan sobre el enamoramiento y la atracción.

Porque en la últimas décadas los estudios en este campo han sido muchos y variados, y pese que no siempre ha existido consenso al respecto, nos permiten extraer algunas conclusiones curiosas sobre este fenómeno y nos ayudan a entender qué ocurre dentro de la mente del enamorado.

Estas conclusiones de distintos trabajos realizados por psicólogos, sociólogos y médicos puedes encontrarlas en nuestro artículo.  “Amor y enamoramiento: 7 investigaciones sorprendentes“.

El rasgo que encuentran más atractivo los hombres y las mujeres

¿Pero cuál es el rasgo o característica que los hombres o las mujeres piensan que es más atractivo en el sexo opuesto? Eso es lo que pretendió descubrir Jessica Tracy, profesora de la Universidad British Columbia (Estados Unidos) y directora de una investigación realizada por la misma universidad que fue publicada en la American Psychological Association Journal.

A los sujetos del estudio se les presentó distintas fotografías del sexo opuesto. Entonces se les preguntó a los participantes cuál era su reacción respecto a la la atracción que sentían por las expresiones que veían. Los resultados pueden considerarse sorprendentes en cuanto a los gustos de las mujeres: “Los hombres que son considerados más atractivos son aquellos que muestran un rasgo más serio y sonríen menos”, afirma Tracy.

La reacción de los hombres es opuesta a la de las mujeres

Sin embargo, la reacción de los hombres fue contraria a la de las mujeres. “Para los hombres, las mujeres que sonríen son muy atractivas. Esta fue la característica más apreciada por los hombres”dijo Tracy.

Los investigadores admiten que no saben exactamente el porqué de esta diferencia. Ahora bien, también hay distintos estudios que afirman que a las mujeres les gustan los chicos malos o tipos duros, en el que la sonrisa no es precisamente su rasgo más característico. Pero Tracy advierte: “Cuando las personas quieren una relación a largo plazo buscan otras cosas y no solo el atractivo físico, por ejemplo, si es buena persona o responsable. Así que que esta investigación no dice que seas un mal hombre”.

Otro estudio confirma que los hombres malhumorados son más inteligentes

Y es que los resultados de esta investigación son sorprendentes. Pero los hombres malhumorados, además de más atractivos para las mujeres, son más inteligentes. Esta es la conclusión de un estudio dirigido por Joseph Forgas y publicado en Australasian Science. Este experto en emociones ideó distintos experimentos en los que se manipulaba el estado de ánimo de los sujetos por medio de películas y recuerdos positivos o negativos.

El científico encontró que estar de mal humor nos ayuda a pensar de manera más clara. Al contrario de lo que sucede con las personas con optimismo desmedido, la gente que se caracteriza por su habitual mal humor toma mejores decisiones. Además, son personas más incrédulas: no es fácil engañarlas.

Además, según Forgas, las personas con un estado de ánimo más decaído poseen mayor capacidad de argumentar sus opiniones por escrito. Las personas procesan mejor el razonamiento y el sentido común y tienen un mejor estilo de comunicación. Por último, este estudio parece indicar que el el mal tiempo también nos afecta, pues los días húmedos y tristes mejoran la memoria, mientras que los días soleados favorecen el olvido.

Juan Armando Corbin-Psicólogo de las organizaciones // web origen: psicologiaymente

Los beneficios del ruido blanco para dormir mejor

Los beneficios del ruido blanco para dormir mejor

Los problemas de insomnio son motivo de consulta frecuente en las consultas psicológicas y médicas.

Muchas personas tienen serios problemas para conciliar el sueño. Se acuestan en la cama, se ponen nerviosos, van a por un vaso de agua, vuelven a intentarlo… y las horas van pasando y siguen sin pegar ojo. Al día siguiente, se sienten agotadas y no dan pie con bola.

Ruido blanco: una solución para el sueño

Por suerte, hay algunas estrategias relativamente sencillas para dormir mejor. El ruido blanco es uno de los sistemas preferidos entre muchas personas que tienen problemas para conciliar el sueño. ¿Qué es exactamente el ruido blanco? Se trata de un ruido constante que impide que otros sonidos y ruidos invadan nuestra percepción auditiva.

Aplicado este ruido blanco a la hora de dormir, nos ayuda a tranquilizarnos y a envolvernos en una apaciguadora y cálida sensación.

Descubriendo las bondades del ruido blanco

Pero, ¿qué es exactamente el ruido blanco? Este sonido integra todo el espectro de frecuencias sonoras existentes, de forma armónica y sin que haya frecuencias que destaquen por encima de otras. Como resultado, obtenemos un ruido calmante que es la mezcla perfecta de todos los sonidos que existen.

¿Cómo suena el ruido blanco?

Es difícil describir un sonido, pero la mayoría de personas coinciden en que el ruido blanco es muy parecido al de un televisor sin sintonizar. Cuando en un televisor cualquiera no tenemos ningún canal sintonizado, es posible que veamos que en la pantalla se ven colores blancos, grises y negros con un efecto parecido al de la lluvia, o a la nieve. También podremos escuchar un ruido muy parecido al ruido blanco, un murmullo permanente que suena sin cesar.

Podemos escuchar (y ver) un ejemplo en este vídeo de YouTube: 

El ruido blanco también se puede escuchar en otros electrodomésticos cuando están en funcionamiento, aunque en este caso no estaríamos hablando de un ruido tan armónico como el ruido blanco puro.

Los beneficios del ruido blanco para nuestra salud

No es algo que la ciencia haya estudiado en profundidad, pero muchas personas cantan las excelencias del ruido blanco. Parece que este ruido tiene una gran capacidad para calmar y tranquilizar a los seres humanos que están expuestos a él, especialmente los bebés. Muchas personas utilizan una fuente de ruido blanco para relajarse cuando se acuestan por la noche, porque dicen que oír solamente este murmullo les ayuda a conciliar el sueño.

El ruido blanco camufla el resto de sonidos y ruidos con los que convivimos día a día. Ruidos de los vecinos, de los coches que pasan por la calle, del camión de la basura, de los electrodomésticos… La contaminación acústica es un problema sobre todo en las grandes ciudades, un problema que empeora la calidad del sueño de muchas personas.

El ruido blanco tiene esta capacidad para tranquilizar a quien lo oye, puesto que es un sonido constante, parecido al de la lluvia y el viento, que no tiene grandes sobresaltos y por tanto nos ayuda a calmarnos.

Ruido blanco y acúfenos (tinnitus)

Los acúfenos (también conocidos como tinnutus) son un fenómeno auditivo que sufren muchas personas. Siempre oyen un pitido en sus oídos (o incluso en “su cabeza”) sin que exista una fuente externa que emita este sonido. Esta molestia al escuchar algo que no existe de forma constante puede causar otros síntomas, como ansiedad e insomnio.

Las personas que padecen acúfenos se benefician claramente del ruido blanco. Cuando se van a dormir, hay mucho silencio ambiental y los tinnitus afloran, se escuchan de forma más fuerte. Esto puede provocar serios problemas para dormir. Con el ruido blanco, las personas con acúfenos enmascaran esa percepción, con lo cual pueden descansar mucho mejor.

Xavier Molina-Psicólogo social web origen: psicologiaymente

9 consejos para mejorar la concentración (avalados por la ciencia)

9 consejos para mejorar la concentración (avalados por la ciencia)

Según la Real Academia de la Lengua, la concentración es “la acción y efecto de centrar intensamente la atención en algo”.

Para nuestra vida diaria, es importante aprender a concentrarnos. Tener una buena capacidad de concentración nos ayuda enormemente a ser más efectivos a la hora de realizar cualquier tarea. Las bondades de tener una buena concentración son muchas: aumentan nuestra memoria, nuestra efectividad en la toma de decisiones, nuestra precisión y nuestra agilidad en el reto que tengamos entre manos.

Mejorando la concentración con 9 simples técnicas

Tener una buena concentración está muy ligado a poder retener y recordar mucho mejor. En este sentido, la concentración es una buena virtud para tener una memoria fluida. Si logramos desarrollar la concentración, nuestra memoria también mejorará.

Con este fin, en el artículo de hoy hemos recopilado nueve estrategias y técnicas que pueden ayudarte a mejorar estas capacidades tan útiles para la vida diaria.

Te puede interesar:  “13 estrategias prácticas para mejorar la memoria”

1. Descansa las horas suficientes

Un punto básico:  para poder concentrarnos bien necesitamos estar descansados. Dormir las horas suficientes nos proporcionan la recuperación cerebral y cognitiva necesaria para poder rendir perfectamente al día siguiente. Dormir bien nos proporciona un estado de lucidez en vigilia.

Es un consejo habitual para los estudiantes: el día anterior a un examen, hay que dormir bien. Porque si no se descansa lo suficiente, en el momento del examen vamos a estar dispersos y vamos a tener menos memoria. Durante las horas en que dormimos, el cerebro realiza un “reseteado” de ciertas funciones, preparándonos para que el día siguiente podamos procesar mucho mejor la información y los estímulos. Además, dormir ocho horas es también muy bueno para nuestra memoria a largo plazo.

2. Masca chicle

Puede parecer un poco extraño, pero masticar chicle es bueno para nuestra concentración. Así lo indican distintos estudios científicos: masticar chicle nos ayuda a recordar información en el corto plazo.

Además, puede ser un elemento que nos permita concentrarnos mejor en la tarea que debemos realizar, sobre todo en exámenes y pruebas que precisen de nuestra memoria auditiva y visual.

3. Escribe con papel y bolígrafo

Estamos muy acostumbrados a escribir las cosas en el teclado del ordenador. Es un método de escritura automático y que nos permite muchas cosas positivas, pero no es lo mejor para nuestra concentración ni para nuestra memoria.

Si escribimos a mano, nuestro cerebro hará un esfuerzo superior para concentrarse y recordará más fácilmente los datos y apuntes que salgan de nuestro puño y letra, según ha explicado Lizette Borreli para Medical Daily. Una mejor concentración cuando redactamos las ideas será un apoyo para nuestra memoria a largo plazo. que será capaz de rescatar esos datos días e incluso semanas después. 

4. Gestiona el estrés

¿Eres muy proclive a padecer estrés? Cuando estamos en un estado de tensión vemos muy reducida nuestra capacidad para focalizarnos en algo.

Algunos trucos para gestionar el estrés son tan simples como apretar fuerte el puño o una pelota anti-estrés, durante un minuto. Este acto va a liberar nuestras tensiones por un buen rato. Pero, si sufres un estrés más permanente, lo óptimo será que te pongas manos a la obra para solucionar el problema. Asimismo, es importante que tengamos una buena salud física: mantenerse bien hidratado, realizar deporte a menudo

5. Juega al ajedrez

Si hablamos de aumentar nuestra concentración, el ajedrez es el deporte rey. Este juego nos exige una gran capacidad de concentración para analizar cada situación que se produce en el tablero, tomar decisiones acertadas y anticiparnos a los movimientos del rival. Así lo ha constatado un estudio publicado en Science Direct.

Es una actividad perfecta para desarrollar ambas capacidades, además de nuestra habilidad para el razonamiento lógico y estratégico.

6. Evita distracciones

¿Es un poco obvio, no? Cuando tratamos de concentrarnos en una tarea, es muy buena idea que intentemos evitar que estímulos externos e indeseados nos distraigan. Por ejemplo, si estás estudiando, lo ideal es que lo hagas en silencio, con una luz adecuada, y por supuesto sin el televisor u otra distracción similar de fondo.

Se ha demostrado que el ruido ambiental afecta a nuestro rendimiento si estamos realizando una tarea que requiere concentración (por ejemplo, un examen). Cuando menos ruidoso sea el entorno, más en forma estarán tus habilidades cognitivas.

7. Dibuja mientras estás en clase

Este consejo es bastante contraintuitivo. Cuando estamos asistiendo a una clase magistral o a una conferencia, es buena idea que dibujemos pequeños garabatos en un bloc de notas o cuaderno. Así lo afirma un estudio publicado en la  revista Time.

No es necesario dibujar figuras concretas, cualquier cosa vale. Esto logrará que combatamos el aburrimiento y retendremos mejor aquello dice el profesor.

8. Música de fondo: ¿buena o mala idea?

Escuchar música de fondo cuando estamos enfocados en una tarea puede ser una buena idea. Pero depende de varios factores.

La música tiene la capacidad para estimular nuestra actividad cerebral y cognitiva. Es bastante positivo que, justo antes de empezar a estudiar, escuchemos un poco de música para estimular el cerebro y empezar a ponerlo en marcha. Sin embargo, durante el transcurso de la tarea, es mejor estar en silencio, puesto que la música puede distorsionar la calidad con que retenemos la información. Este efecto negativo de la música hacia nuestra capacidad de atención y concentración  ha sido reportada en varios estudios científicos.

9. Planifica tu rutina

No hay nada que afecte tan negativamente a la concentración como una rutina desorganizada y caótica. Es el noveno punto de la lista, pero seguramente es el más importante.

Hay que planificar y ordenar las prioridades del día a día. Sin contamos con el tiempo necesario para dedicar a cada tarea, evitaremos el estrés, las prisas y los inconvenientes que puedan surgir, y seremos más capaces de dedicar un esfuerzo inteligente y productivo a la tarea.

 

Bertrand RegaderBertrand Regader-Psicólogo educativo | Director de Psicología y Mente Origen: https://psicologiaymente.net