Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-load.php on line 37 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-config.php on line 90 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 21 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 22 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/compat.php on line 338 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/random_compat/random.php on line 42 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/functions.php on line 8 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 82 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 83 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/pomo/translations.php on line 10 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/pomo/mo.php on line 11 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/load.php on line 361 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 121 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 122 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 123 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 124 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 125 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 127 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 128 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 129 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 130 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 131 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 132 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 133 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 134 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 140 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 142 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 143 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 144 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 148 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 149 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 150 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 151 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 152 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 156 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 157 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 158 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 160 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 161 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 163 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 164 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/script-loader.php on line 25 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/script-loader.php on line 28 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/script-loader.php on line 34 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/script-loader.php on line 37 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 169 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 170 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 174 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 177 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 178 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 179 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 182 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 183 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 186 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 187 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 190 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 241 Warning: include_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 254 Warning: include_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 254 Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-settings.php on line 259 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/functions.php on line 3477 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/default-widgets.php on line 11 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/default-widgets.php on line 17 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/default-widgets.php on line 20 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/default-widgets.php on line 23 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/default-widgets.php on line 26 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/default-widgets.php on line 32 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/default-widgets.php on line 35 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/default-widgets.php on line 38 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/default-widgets.php on line 41 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-content/themes/mineral/functions/init.php on line 21 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-content/themes/mineral/functions/init.php on line 27 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-content/themes/mineral/functions/init.php on line 36 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-content/themes/mineral/functions/init.php on line 45 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-content/themes/mineral/functions/init-data.php on line 104 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-content/themes/mineral/functions/init-data.php on line 104 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-content/themes/mineral/functions/init-data.php on line 104 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-content/themes/mineral/functions/init-data.php on line 104 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-content/themes/mineral/functions/init-data.php on line 104 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-blog-header.php on line 16 Warning: include(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/template-loader.php on line 89 ARTÍCULOS | psicologiapracticaonline.com Warning: include(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/script-loader.php on line 51 Warning: include(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-content/themes/mineral/functions/scripts-and-styles.php on line 144
Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/template.php on line 562
Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/template.php on line 564

El sonido del silencio: Un maravilloso libro ilustrado para escuchar nuestra voz interior en el ruidoso mundo moderno

Hay muchas cosas buenas que no podemos decir si nos vemos obligados a gritar“, afirmó el filósofo estadounidense Henry David Thoreau. Un año antes había escrito en su diario: “Quiero oír el silencio de la noche, porque el silencio es algo positivo que merece ser escuchado”. 
 
Hoy, un siglo y medio después, nos encontramos inmersos en una sociedad que confunde los gritos con la autoridad y la voz con la esencia. Parece que hemos olvidado lo que Susan Sontag dijo hace medio siglo: “el silencio permanece, ineludiblemente, como una forma de comunicar“, con su propio discurso.
 
Sin duda, existen muchos tipos de silencio pero “el silencio fértil de la conciencia, pastoreando el alma“, en palabras del sociólogo Paul Goodman, es el que más necesitamos porque solo este nos permite encontrar el necesario equilibrio para vivir.
 
Esa es precisamente la idea que inspiró a la escritora Katrina Goldsaito, con la ayuda de la ilustradora Julia Kuo, a realizar este maravilloso libro titulado “El sonido del silencio”. Se trata de la historia de un niño llamado Yoshio, que descubre la belleza evasiva del silencio en medio del bullicio de la ciudad de Tokio.
 
Seguimos a Yoshio mientras sale de su casa una mañana lluviosa y se zambulle en la sinfonía de sonidos urbanos de la ciudad, las “gotas de agua golpeando su paraguas“, las “botas pisando los charcos“. El niño disfruta todos y cada uno de esos sonidos.
Sin embargo, mientras recorre este camino plagado de maravillas auditivas, de repente le cautiva un sonido precioso. Sin dudarlo, sigue esas notas hasta encontrar a una anciana que afina su koto.

La anciana tocó para el niño. ¡Las notas le hicieron cosquillas en los oídos a Yoshio! Cuando terminó, Yoshio reconoció: “¡Me encantan los sonidos, pero nunca había escuchado un sonido igual!”
 
La anciana se rió.
 
“¿Tienes un sonido favorito?”, le preguntó Yoshio.
 
“El sonido más hermoso”, dijo la anciana, “es el sonido del silencio”.
 
“¿El silencio? – preguntó Yoshio. Pero la anciana se limitó a dedicarle una sonrisa y volvió a su trabajo.”
 
Asombrado por el críptico mensaje, el niño se puso en marcha decidido a encontrar el sonido del silencio.

Se encaminó al sitio más tranquilo que conocía, el bosque de bambú que se encontraba detrás de la escuela, pero incluso allí el silencio era interrumpido por el sonido de las cañas de bambú mecidas por el viento.

Mientras Yoshio regresaba a casa, siguió buscando el silencio, en la estación de tren, cuando se sentó a la mesa a comer con sus padres… Pensó que lo encontraría en el cuarto de baño pero incluso allí sus dedos hacían ruido mientras jugueteaban con el agua.

Espero pacientemente hasta que cayó la noche pero incluso en ese momento escuchaba el sonido distante de la radio de un vecino.

A la mañana siguiente, llegó a la escuela antes que los demás y se sentó a leer una historia, que lo absorbió por completo, transportándolo a ese lugar que había estado buscando infructuosamente durante el día anterior.
 
De repente, en medio de una página, lo oyó.
 
No había ruidos de pasos, ni gente parloteando, ni radios, ni cañas de bambú entrechocando, ni las notas del koto.
 
En ese breve instante, Yoshio ni siquiera podía oír el sonido de su propia respiración. Todo estaba dentro de él. Pacífico, como el jardín después de nevar, como las mantas rellenas de plumas que se secan al sol.
 
El silencio había estado allí todo el tiempo”.
En ese momento Yoshio comprendió algo que olvidamos con facilidad: el silencio no es la ausencia de sonido sino la presencia plena, la conciencia de escucha interior, una sintonía del oído con la mente y una orientación del espíritu hacia la calma interior.
web original: rinconpsicologia
Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/template.php on line 564

¿Sabías que tienes un sistema inmunitario psicológico?

El sistema inmunitario nos protege contra toda clase de agentes infecciosos que abundan en el medio. De hecho, es imposible controlar nuestra exposición a virus, bacterias y demás agentes patógenos, pero si tenemos un sistema inmunitario fuerte y sano, nuestras probabilidades de enfermar se reducen.

No obstante, psicólogos como Dan Gilbert, de la Universidad de Harvard, creen que también tenemos un sistema inmunitario psicológico. Y las personas que lo fortalecen pueden lidiar mejor con las adversidades y los problemas, sin que estos sumen demasiada ansiedad, depresión o desesperanza.

 
Según esta teoría, de la misma manera que existen personas que prácticamente son inmunes a los virus y casi nunca se enferman, también hay quienes pueden enfrentar las peores tragedias con mayor entereza de ánimo mientras otros se desmoronan, entristecen o estresan ante los problemas más nimios.
 
Sin embargo, lo cierto es que todos tenemos un sistema inmunitario psicológico. Los estudios indican que aproximadamente el 75% de las personas logran encontrar un nuevo equilibrio que les permite ser felices al cabo de los dos años después de haber sufrido una gran tragedia.
 
El sistema inmunitario psicológico se encargaría de construir una red de seguridad que nos proteja de los efectos del estrés crónico y nos dé fuerzas para soportar los eventos más terribles. Mientras que el sistema inmunitario biológico nos mantiene vivos para protegernos de las enfermedades, el sistema inmunitario psicológico amortigua el impacto de los golpes emocionales y nos permite seguir adelante.
 

Sobrevalorarse como estrategia para proteger la autoestima

 
El sistema inmunitario psicológico activa diferentes estrategias para protegernos, una de ellas consiste en evitar que nos odiemos por nuestros fracasos. Esa es la razón por la cual tenemos la tendencia a atribuir los problemas a factores externos, como el gobierno, un subalterno incompetente o simplemente la mala suerte. 
 
De esta forma preservamos nuestra autoestima y no nos sentimos tan deprimidos, frustrados o desesperanzados. De hecho, un estudio llevado a cabo en la Virginia Commonwealth University reveló que las personas con tendencia a la depresión en realidad tienen una perspectiva más objetiva del mundo y suelen ser más lógicas y reflexivas. Al contrario, quienes mantienen una actitud más optimista es porque ponen en práctica determinados sesgos que les ayudan a lidiar mejor con su realidad.
 
Por eso, no es extraño que cuando nos comparamos con los demás pensamos que somos más inteligentes, que tenemos menos prejuicios, que somos más éticos y que viviremos más años.
 
No se trata de algo negativo. De hecho, psicólogos de la Universidad de California afirman que los estados mentales de autoafirmación positiva, incluso las ilusiones positivas, contribuyen a disminuir nuestro nivel de estrés. Estos investigadores apreciaron que las enfermedades incurables avanzaban con mayor lentitud en las personas que albergaban ilusiones optimistas, aunque fueran poco realistas, ya que estas tienen un efecto protector. 
 
Desde el punto de vista biológico, esto se debe, en parte, a la acción del eje hipotalámico-pituitario-adrenal, que regula desde la digestión y la temperatura corporal hasta el humor, la energía física y el sistema inmunitario biológico. Este eje también modula nuestra respuesta ante el estrés, por lo que se ha apreciado que las personas con una percepción positiva tienen un eje hipotalámico-pituitario-adrenal más saludable que quienes tienen una percepción más negativa de la vida y de sí mismos.
 
Solo es necesario asegurarse de que no perdemos demasiado el contacto con la realidad y que esas ilusiones no son tan irreales que terminen haciéndonos daño.
 

Nuestra mente piensa en positivo automáticamente

 
Varios estudios sugieren que las personas tienen un temor infundado a los eventos negativos. Solemos imaginar las peores consecuencias y suponemos que reaccionaremos muy mal aunque en realidad cuando nos enfrentamos a esos problemas solemos responder mejor de lo que pensábamos. Esto se debe a que normalmente subestimamos nuestra resiliencia. Por consiguiente, ni los eventos positivos ni los negativos cambian tanto nuestra vida como pensábamos.
 
De hecho, cuando se trata de lidiar con la adversidad, es mejor dejar que nuestro inconsciente tome las riendas. Un estudio llevado a cabo en la Universidad Estatal de Florida reveló que cuando irrumpen en nuestra mente pensamientos sobre la muerte, ya sea la propia o la de personas que queremos, nuestro cerebro no se queda paralizado en la negatividad o el miedo durante mucho tiempo sino que intenta moverse hacia pensamientos más positivos.
 
En el experimento, los psicólogos prepararon a más de 100 personas para que pensaran en su propia muerte. A otro grupo le pidieron que imaginaran un evento desagradable, como ir al dentista. Luego les presentaron algunas raíces de palabras que debían completar, como “go”, a partir de la cual podían escribir términos como “gobierno” o “gozo”. Así los investigadores evaluaban su estado emocional inconsciente. 
 
Descubrieron que quienes habían pensado en la muerte solían elegir palabras más positivas, como “gozo”. Este mecanismo que ocurre a nivel inconsciente es el sistema inmunitario psicológico en acción, intentando mitigar los efectos del dolor y el sufrimiento, llevándonos a ver la parte positiva de la vida, incluso cuando estamos ante los eventos más desoladores.
 

¿Cómo fortalecer el sistema inmunitario psicológico?

 
El sistema inmunitario psicológico está compuesto por dos elementos esenciales: el componente resiliencia, que significa enfrentar la adversidad sin desmoronarse y salir fortalecido, y el componente de eudaimonía, que señala que la felicidad sostenible no proviene del placer sino del significado de la vida. Por tanto, para fortalecer tu sistema inmunitario psicológico debes:
 
– Encontrar el sentido de la vida. Las personas que tienen un por qué, son capaces de encontrar el cómo incluso en las condiciones más difíciles. Si tienes un buen motivo para vivir, la adversidad te  golpeará pero saldrás más fuerte.
 
– Aprender a centrarse en lo positivo. Las personas resilientes son aquellas que, incluso en la adversidad, no se derrumban y son capaces de encontrar lo positivo en los problemas. Cada situación, por mala que parezca, encierra un aprendizaje, que se convierte a la vez en una oportunidad para crecer.

– Practicar el desapego. Se trata de comprender la vida como el curso de un río, en el que todo llega y todo se va. De esta forma logras aceptar tanto las cosas buenas como las malas, sabiendo que no son eternas y que, antes o después, el dolor y el sufrimiento desaparecerán.
 
– Dominar la atención. David Kessler, especializado en la muerte y el sufrimiento, cree que la mayoría de las enfermedades mentales están causadas por algo que capta de manera obsesiva nuestra atención. Por tanto, si somos capaces de dominar nuestra atención, desarrollaremos un sistema inmunitario más eficaz. De hecho, el gran maestro indio Shantideva afirmaba: “una persona distraída vive continuamente en las fauces de las aflicciones mentales”.
web original: rinconpsicologia
Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/template.php on line 564

Los 3 tipos de energía que alimentan tu “batería emocional”

Hay momentos en la vida en los cuales sentimos que las fuerzas nos abandonan. En esos momentos es como si nuestra “batería” personal se descargara. Puede deberse a un periodo intenso de trabajo, a una gran adversidad o simplemente al exceso de rutinas cotidianas. La buena noticia es que si nos mantenemos atentos al estado de carga de esa “batería”, podemos evitar llegar a ese punto en el que el cansancio, la desesperanza y el hastío se apoderen de nosotros.

Sin embargo, esa especie de “batería emocional” se alimenta de diferentes tipos de energía y debemos cerciorarnos de equilibrar las tres.

1. Energía emocional

 
Las emociones son una potentísima fuente de energía que solemos desestimar. De hecho, si te sientes alegre, feliz o entusiasta también sentirás que puedes con todo, creerás que puedes comerte el mundo y podrás enfrentar mejor los problemas que se presentan porque tienes la energía emocional adecuada.
 
Al contrario, si te sientes triste, te invade la nostalgia o la frustración o tienes miedo, es probable que te envuelva una desagradable sensación de parálisis y de agotamiento extremo que se convertirá en un obstáculo adicional a lo largo del camino, sea cual sea.
 
La buena noticia es que la energía emocional también depende de nosotros, podemos mejorar su calidad. Joseph Campbell nos da una pista: “Encuentra un lugar en tu interior donde haya alegría y esa alegría quemará el dolor“.

– Cultivar las emociones positivas, como la diversión, la relajación, la gratitud… Es importante que aprendas a maximizar estas emociones y que planifiques actividades que te hagan sentir bien. De esta forma podrás “recargarte”positivamente.
 
– Darle un significado a las emociones “negativas”. Luchar contra las emociones negativas solo te servirá para perder una energía preciosa. En su lugar, debes aprender a aceptarlas y dejarlas ir. También te ayudará encontrarles un sentido, ya que un aprendizaje mitigará su impacto negativo.
 

2. Energía mental

La energía de la mente es la esencia de la vida“, afirmó Benjamin Franklin, y no andaba muy desacertado. Nuestros pensamientos e ideas no son gratuitos, consumen recursos y energía. De hecho, algunos psicólogos han llegado a afirmar que preocuparse equivale al mismo desgaste al que nos sometemos cuando intentamos realizar dos tareas al mismo tiempo. Sin embargo, rara vez nos percatamos de cómo nuestros pensamientos, preocupaciones, ideas catastrofistas y peores augurios nos roban la energía.

Obviamente, la energía mental también se escapa cuando nos vemos inmersos en demasiados proyectos y tareas ya que nuestros recursos mentales, como la capacidad de atención y el autocontrol, son limitados. Por eso, no es extraño que después de un gran desafío intelectual terminemos muy agotados.
 
Afortunadamente, podemos reducir esa “pérdida de energía mental”:
 
– Haz solo una cosa a la vez. El hecho de tener varias ventanas del navegador abiertas, ver la televisión mientras navegas por las redes sociales con el móvil o intentar abarcar demasiado provoca un gran desgaste que se convierte en un agujero negro por donde escapa tu energía. Por tanto, concéntrate en una sola cosa a la vez y elimina las distracciones.
 
– Alterna períodos de trabajo y descanso. Las pausas y los periodos de descanso te permiten “recargar” la energía, de manera que no te quedarás en “cero”. De esta forma te resultará más fácil retomar el trabajo o cualquier otra actividad y no llegarás al punto en el que el agotamiento mental te venza.
 

3. Energía espiritual

 
La energía espiritual es la gran olvidada, pero es fundamental porque es la que nos da la fuerza para levantarnos cada mañana y no desfallecer aunque la adversidad llame a nuestra puerta. Esa energía proviene de los proyectos, las causas, las ilusiones y los sueños que más nos apasionan. 
 
La energía espiritual está profundamente vinculada al sentido de la vida, nos da un gran impulso y se activa fundamentalmente en los momentos más difíciles para ayudarnos a recuperar la esperanza, la ilusión y las ganas de salir adelante. Desgraciadamente, al decir del escritor checo Václav Havel “La tragedia del hombre moderno no es que sabe cada vez menos sobre el sentido de su propia vida, sino que se preocupa cada vez menos por ello“.

Por eso, para hacer acopio de energía espiritual es conveniente que:
 
– Cultives tus sueños. La ilusión es el motor de la vida, sin ella poco a poco todo va perdiendo el sentido. Por eso, es fundamental que nunca dejes de soñar y te plantees continuamente nuevas metas que te ayuden a mantenerte vivo. 
 
– Formes parte de algo mayor. Varios estudios han puesto de manifiesto que las personas que se involucran en causas que van más allá de ellas mismas experimentan una mayor satisfacción con la vida y se sienten más felices. Por eso, es importante que te animes a encontrar ese proyecto que te permite trascender y conectar con los demás.
web original: rinconpsicologia
Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/template.php on line 564

Un impactante corto nos brinda una de las enseñanzas más importantes de la vida: Saber cuándo desistir

La vida no es una carrera de velocidad sino de resistencia. Eso significa que para llegar más lejos y en mejor forma es necesario mantener cierto equilibrio: saber cuándo es momento de apretar el paso y cuándo es necesario ir más despacio o incluso detenerse para recuperar fuerzas. Sin embargo, lo cierto es que mantener ese equilibrio es difícil, sobre todo cuando median las emociones.
 

La trampa de la “inversión emocional”

 
Una de las trampas mortales en las que solemos caer es en la de la “inversión emocional”. En práctica, no queremos abandonar un proyecto, una relación de pareja o cualquier otra cosa a la que nos sentimos atados simplemente porque hemos invertido tiempo, esfuerzo y sentimientos en ello. 
 
De hecho, se trata de una trampa muy común en el ámbito de los negocios. Una persona ha invertido tanto en una actividad que aunque esta ya no funcione y genere pérdidas, la persona se niega a reconocerlo y sigue invirtiendo a saco roto.
 
En el ámbito de las relaciones de pareja también ocurre. Muchas personas piensan que han pasado tantos años juntos que no tiene sentido separarse. Creen que perderán esa “inversión emocional”, y siguen inmersas en una relación que realmente les está desgastando y les arranca las ganas de vivir.
 
Este corto nos demuestra, de una manera inequívoca, que a veces no sabemos cuándo es momento de parar y seguimos obcecados con nuestra meta, sin darnos cuenta de que en ella puede irnos la vida. También nos muestra el enorme influjo que pueden tener los hábitos en las decisiones que tomamos, de manera que preferimos seguir apegados a estos, en vez de cambiar.

Desistir a tiempo no es fracasar

 
A pesar de que asociamos la palabra “desistir” con el fracaso o la falta de voluntad, lo cierto es que en algunas ocasiones es la decisión más inteligente. Hay que saber cuándo se puede seguir invirtiendo emocionalmente y cuándo ha llegado el momento de parar. Si no somos capaces de reconocer ese punto, podemos llegar a arruinarnos la vida, literalmente.
 
Afortunadamente, existen algunas señales que nos indican que quizá ha llegado el momento de cambiar rumbo:
 
1. Los resultados previstos están cada vez más lejos. Si estás dando lo mejor de ti y llevas tiempo esforzándote pero los resultados que esperas cada vez están más lejos, es probable que tengas que revalorar tus metas o el camino que has emprendido.
 
2. El desgaste que estás sufriendo no vale la pena. Cada meta suele representar un desafío, para alcanzar algo que realmente valga la pena, es necesario cierto nivel de compromiso y esfuerzo. Sin embargo, todo tiene un límite, por lo que si el desgaste que estás sufriendo es muy grande, quizá debas preguntarte si realmente tiene sentido seguir adelante sacrificándote.
 
3. Las circunstancias han cambiado. A veces puedes estar tan ensimismado en un proyecto o en una relación que pierdes de vista el contexto y no te das cuenta de que las circunstancias han cambiado, haciendo que tu esfuerzo sea en vano. Por eso, cada cierto tiempo, es conveniente detenerse y volver a valorar la viabilidad de tus objetivos.
fuente original: rinconpsicologia
Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/template.php on line 564

La ciencia lo confirma: Mejor solo que mal acompañado

Las relaciones interpersonales son una inmensa fuente de alegría, pero también causan grandes desilusiones. Por eso, si bien numerosos estudios han demostrado que contar con una sólida red de apoyo social es importante para recuperarnos de las enfermedades y mantener a raya problemas como la depresión, no es menos cierto que en algunos casos, es válido el viejo refrán: “mejor estar solos que mal acompañados”.

Una relación de pareja tóxica puede afectar tu salud

Psicólogos de la Universidad Estatal de Nueva York han puesto el dedo en la llaga al comprobar que una relación de pareja que nos haga infelices puede tener un impacto muy negativo sobre nuestra salud, tanto física como psicológica. De hecho, la calidad de una relación puede afectarnos mucho más de lo que podríamos pensar.

En la investigación, estos psicólogos analizaron durante dos años las relaciones de pareja de 200 jóvenes, tanto noviazgos como matrimonios, con el objetivo de determinar cómo estas influían en la salud de sus miembros.

Descubrieron que aproximadamente un tercio de los jóvenes experimentaron cambios significativos en sus relaciones a lo largo del tiempo, así como en su estado de salud. Cuando en la relación de pareja predominaba el amor, apoyo, afecto, compromiso y comprensión, la salud de ambos miembros mejoraba. 

Sin embargo, cuando la relación estaba marcada por la hostilidad y las críticas, las personas se sentían infelices y frustradas. Si estas relaciones se mantenían a lo largo del tiempo, la salud de sus miembros comenzaba a resentirse, aparecían síntomas de depresión, problemas con el alcohol y otros malestares físicos. También se apreció que cuánto más rápido las personas dejaban atrás esas malas relaciones, mejor se recuperaban, lo cual indica que mientras más dure esa mala relación, más difícil nos resultará recuperarnos, tanto en el plano emocional como físico.

Hostilidad y falta de apoyo, sensaciones psicológicas que tienen consecuencias físicas

Una mala relación de pareja puede precipitarnos en un estado de estrés en el que la desilusión se mezcla con el pesimismo y la ira. Obviamente, mantenernos en ese estado durante mucho tiempo terminará provocando cambios a nivel fisiológico que afectarán nuestra salud.

En este sentido, una serie de investigaciones realizadas por especialistas de la Universidad Estatal de Ohio son especialmente reveladoras ya que demuestran sin lugar a dudas el enorme impacto que una relación de pareja puede tener sobre nuestro estado de salud.

Estos investigadores estudiaron a 76 mujeres, la mitad de ellas casadas y la otra mitad divorciadas o a punto de separarse. Al realizarles un examen de sangre descubrieron que quienes mantenían una relación de pareja complicada o seguían atadas emocionalmente a una relación difícil, mostraban una respuesta más débil del sistema inmunitario.

Luego, reclutaron a 42 matrimonios con el objetivo de investigar qué sucede en nuestro organismo durante una discusión de pareja. Un día la pareja debía hablar durante media hora sobre un tema que le granjeara el apoyo mutuo pero otro día debía abordar un tema en el que no estaban de acuerdo y que generara tensión. 

Mientras hablaban, los investigadores les hicieron pequeñas quemaduras en los brazos para analizar el efecto del apoyo o la incomprensión en el proceso de curación. Comprobaron que cuando las parejas discutieron, sus heridas tardaron un día más en sanar. Y entre las parejas que se apreció mayor hostilidad, las heridas tardaron dos días más en cicatrizar.

Estos datos sugieren que el estrés que podemos experimentar en una relación de pareja realmente desencadena cambios en nuestro organismo que, a largo plazo, pueden pasar factura a nuestra salud. Por tanto, si estás “atrapado” en una relación tóxica, que te genera más insatisfacción que felicidad, deberías hacer un alto para repensar el camino que habéis emprendido, reflexionar y buscar la mejor solución para ambos.

fuente original: rincopsicologia

Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/template.php on line 564 Warning: require_once(): Unable to allocate memory for pool. in /usr/home/psicologiapracticaonline.com/web/wp-includes/template.php on line 562