7 HÁBITOS PARA EL ESTRÉS DIARIO

 

George Earle Buckle en una ocasión afirmó que “simplificar es complicado pero es el primer paso esencial para el éxito”. En la sociedad en la cual vivimos todo parece girar tan de prisa que a veces nos cuesta trabajo seguir este ritmo. Lo peor es que siempre hay alguien (o “alguienes”) que se dedican a hacernos ver que somos inadecuados o fuera de contexto porque no podemos vivir siguiendo esta velocidad.

 

Lo cierto es que no poder seguir la velocidad con la cual cambia nuestra sociedad es algo totalmente normal. Los seres humanos tenemos capacidades y recursos limitados. Nuestra atención y memoria, por ejemplo, son muy limitadas y a veces es muy difícil seguir el ritmo de los acontecimientos y procesarlos. Esto nos crea tensión, ansiedad y una gran dosis de estrés. ¿Cuál es la solución? Simplificar.

Combatir el estrés diario cambiando los hábitos

 
1. Escribe una lista de tareas por hacer. A veces lo que nos estresa no es la tarea en sí sino la idea constante de la misma. ¿En cuántas ocasiones has tenido en tu cabeza la lista de las decenas de tareas que debes realizar en el día? Este pensamiento es agotador y estresante, por ende, bien vale la pena dedicarle apenas unos minutos en la mañana a confeccionar esta lista.
 
2. Planifica el día. No basta con hacer una lista de tareas y dejarla como adorno, determina en qué momentos realizarás cada una de ellas y deja siempre un tiempo para los imprevistos (sobre todo si es lunes). Pero lo que es más importante aún, si no llega una tarea verdaderamente urgente, cíñete a la planificación.
 
Si no te agrada planificar (como es mi caso) simplemente puedes trabajar por objetivos. Es decir, plantéate cada tarea como un objetivo a cumplir antes de una hora determinada. Particularmente esta alternativa me resulta más motivante y satisfactoria que la planificación.
 
3. Ordena. El desorden y el caos, además de hacernos perder tiempo, provocan estrés. Echa un vistazo a tu alrededor en la casa y la oficina, todo aquello que no necesites ¡deséchalo! Lo que no utilices ¡guárdalo!
 
4. Comienza immediatamente la dieta de la información. ¿Cuántos diarios y blogs lees cotidianamente? De ellos, ¿cuáles te son verdaderamente útiles? Todo aquello que no te aporte un contenido verdaderamente interesante, ¡deséchalo!
 
5. Planifica horarios para revisar el correo electrónico y para navegar por Internet. Revisar el correo cada cinco minutos actúa como un agente que te distrae del trabajo, te hace menos productivo y esto genera una mayor tensión y estrés. Cuida el uso de las redes sociales que normalmente son un agujero negro por donde se escapa el tiempo.
 
6. Aprende a preguntar. A veces las personas que están a nuestro alrededor tienen la información que necesitamos. Si simplemente le preguntásemos, podríamos ahorrar muchísimo tiempo. El miedo a preguntar muchas veces implica falta de confianza en nosotros mismos.
 
7. Delega. No tenemos super poderes. Normalmente las personas más estresadas son aquellas que no saben delegar porque piensan que solo ellas son capaces para realizar una tarea. Detente y piensa por un momento qué sucedería si estuvieras de viaje en una isla alejada donde no pudieran localizarte, ¿qué harían? Probablemente se las ingeniarían para lograr el objetivo sin ti. Por ende, aprender a delegar implica liberarse de una buena parte del estrés cotidiano.

 

CURSO DE AUTOESTIMA y más…

 

“En los talleres no se trata de discutir sobre nuestras ideas. Se trabaja sobre la experiencia traída por cada mujer a partir de indicaciones precisas formuladas a partir de la filosofía y los ejes teóricos de la mujer”.Terapia-de-grupo

El taller que iniciamos en Octubre 2015, es un taller de crecimiento personal para hombres y mujeres entre 30 y 50 años de edad. En él se trabajarán los aspectos clave que nos afectan como mujeres y qué podemos hacer para mejorar en cada uno de ellos.

 La didáctica del curso será poco teórica y muy práctica, abordando casos prácticos y trabajando a través de las experiencias del propio grupo, con lo que convertimos el curso en un taller personal, donde aprender a crecer de forma dinámica y práctica.

 Lo beneficioso de agrupar a hombres y mujeres de distintas edades, es que podemos entender mejor los problemas que solemos tener, ya que al escucharnos unos a otros logramos tener una visión más cercana y eso facilita la sanación de nuestras relaciones familiares.

Otro beneficio que obtenemos mediante el curso-taller es el crecimiento personal que se alcanza, ya que al trabajar en grupo se logra que los avances personales sean más rápidos y no solo cuentes con el apoyo de un profesional, sino además cuentes con personas que pasan o han pasado por algo parecido y eso ayuda a verlo de forma más próxima y humana. A parte de poder conocer a gente nueva y poder iniciar nuevas actividades sociales y de ocio. Todo ello por un bajo coste.

En Psicología Práctica Online sabemos que la persona, para avanzar en determinados aspectos, precisa de una terapia continuada en la que sentirse apoyada y acompañada, por ello para temas genéricos, como lo es la autoestima o problemas generales de género, optamos por el trabajo continuo y en equipo. Y además de aprender sobre los temas del curso-taller, se trabajan de forma transversal aspectos como el miedo a hablar en público, los problemas para hacer amistades y problemas de autopercepción asociados.

En este nuevo ciclo de curso-taller, el primer tema a tratar va a ser la AUTOESTIMA ya que esta es el bastón sobre el que se sujetan todos los contenidos que se trabajarán más adelante y es importante que partamos de una sana autoestima para poder avanzar tanto en contenidos como en fortaleza personal.

Lo único que pedimos es que las participantes confíen en sí mismas y en el grupo y sobretodo que confíen en que aprender es crecer y que todo lo que nos pasa forma parte de un proceso humano.

El precio online es de 25€.

Las plazas son limitadas, inscríbete en psicopracticaonline@gmail.com o llamando al 644043400.

 

ÍNDICE DE CONTENIDOS :

¿Qué es la autoestima?

¿Cuándo y cómo se forma?

Aprendimos lo que vivimos

Barreras de género en la autoestima

Causas de la baja autoestima 

Síntomas de la baja autoestima

Desaprender lo aprendido

Valorar logros  y consolidar contenidos.