7 buenas razones para ir al psicólogo

La decisión de pedir ayuda no siempre es fácil, sobre todo porque a veces pensamos que significa reconocer un fracaso o debilidad. Pedirle ayuda a un psicólogo es aún más complicado porque se le suman los estereotipos que existen sobre la salud mental. Sin embargo, lo cierto es que solicitar ayuda es un acto de coraje y madurez.
 
Aún así, normalmente la decisión de acudir al psicólogo es un proceso en el cual la persona va tomando conciencia de su estado y su malestar, se da cuenta de que el paso del tiempo no es el bálsamo que esperaba y comprende que necesita apoyo para lidiar con esa situación. 
 
De la misma manera en que no tiene sentido soportar un dolor de muelas, tampoco tiene sentido aguantar el dolor emocional. Es importante que comprendas que no siempre tienes que enfrentar todo tú solo. En muchos casos, el paso del tiempo no es bálsamo suficiente y no sirve para curar la herida sino tan solo para añadir capas de resentimiento, odio y frustración. 
 
De hecho, considera que las emociones reprimidas, antes o después salen a la luz. Los sentimientos y los traumas que no se expresan se acumulan en el inconsciente y, cuando confluyen ciertas condiciones, terminan explotando. En otros casos se traducen día tras día en patrones de pensamientos y comportamientos negativos que constituyen un obstáculo para tu felicidad y dañan tus relaciones interpersonales.
 
Además, no solo se acude al psicólogo cuando te sientes mal y la situación te desborda. Hay psicólogos en Madridespecializados en coaching que te pueden ayudar a tomar una decisión importante en tu vida, profundizar en tus necesidades y tener una visión más clara de la vida que deseas. Estos profesionales también pueden ayudarte a darle un vuelco a tu vida, a conseguir tus metas, a mejorar tus relaciones de pareja o simplemente a tener mayor autoestima y confianza en ti mismo.


El psicólogo no resuelve los problemas, te ayuda a encontrar la solución

 
1. Tener un espacio solo para ti. Muchas personas anteponen las necesidades de los demás a las suyas, ya sea porque se trata de sus hijos, los padres o la pareja. Sin embargo, relegarse siempre a un segundo plano pasa una gran factura desde el punto de vista emocional que puede generar sentimientos de soledad y vacío, a pesar de que estés rodeado de gente. Acudir al psicólogo es una forma de cuidarte y dedicarte atención, es como ir a un spa o darse un masaje, es un mensaje que te envías a través del cual indicas que te preocupas por ti y que eres importante. En la consulta tendrás tiempo solo para ti, para hablar de tus problemas, preocupaciones y/o sueños.
 
2. Comprender realmente qué te sucede. A veces las emociones toman el mando y nos impiden pensar con claridad, nos bloquean o nos impulsan a tomar decisiones que en otros momentos no habríamos siquiera considerado. En esos momentos podemos sentirnos confundidos, perdemos la brújula. Un psicólogo puede ayudarte a encontrar el camino y buscar explicaciones a lo que te pasa. De hecho, muchas personas se sienten aliviadas automáticamente cuando encuentran una explicación a los síntomas que han venido experimentando, es como si todo cobrará sentido y les resulta más fácil aceptarlo. Hablar de tus preocupaciones te ayuda concientizar muchos detalles que habías pasado por alto. Hablar clarifica tu mente, te hace dueño de tus sentimientos, te alivia y te permite tomar mejores decisiones.
 
3. Ser escuchado sin que te juzguen. El psicólogo te escuchará sin realizar juicios de valor, sin aplicar estereotipos ni etiquetas. Una sesión de terapia es un espacio en el que puedes hablar de todo sin temor a ser juzgado o criticado. De hecho, aunque no somos plenamente conscientes de ello, de vez en cuando necesitamos una dosis de aceptación incondicional que nos permita reequilibrar nuestra autoestima. El psicólogo no solo escuchará tus problemas sino que le prestará atención a tu lenguaje extraverbal y a tus emociones, no te examinará para evaluarte en términos de “bueno o malo” sino que intentará comprenderte para poder ayudarte. 
 
4. Obtener un punto de vista más global y objetivo. El psicólogo no va a opinar sobre tus valores o experiencias catalogándolas como “justas o erróneas”, tan solo te brindará un punto de vista profesional sobre lo que está sucediendo. Te ayudará a buscar una explicación, para que comprendas qué te sucede y puedas encontrar la mejor solución para ti. Como este profesional no está involucrado emocionalmente en la situación, podrá brindarte una perspectiva más amplia y objetiva sobre el problema. De esta forma, podrás tomar conciencia de los factores que te impiden avanzar y te hacen sentir mal. 
 
5. Conocerte mejor y comprender a las personas. La psicoterapia no solo te permitirá conocerte mejor sino que también te ayudará a comprender a las otras personas. A medida que profundizas en tus sentimientos, puedes ser más empático con los demás y entender los motivos de sus comportamientos. De hecho, cuando tenemos pensamientos negativos y no los procesamos, estos se convierten en una madeja de suposiciones que nos impide ver el mundo tal cual es. Cuando logras apartar esas expectativas ilusorias y creencias irreales, no solo te conoces mejor sino que puedes comprender con mayor facilidad las intenciones y motivos de los demás.
 
6. Aprender a gestionar tus emociones, pensamientos y comportamientos. La Psicología es una ciencia basada en años de experimentación y estudios científicos, con un arsenal de técnicas destinadas a aliviar determinados síntomas o ayudarte a conseguir tus metas. Un psicólogo te ayudará a identificar y cambiar los pensamientos disfuncionales que te hacen sentir mal, te enseñará a gestionar mejor tus emociones y a eliminar los hábitos negativos, poniendo en su lugar hábitos más saludables. Vale aclarar que el psicólogo no tiene una varita mágica para resolver todos tus problemas, pero te brindará técnicas y estrategias que puedes poner en práctica para que tú mismo puedas solucionar esos conflictos.
 
7. Desarrollar habilidades de solución de conflictos. Los conflictos forman parte de la vida cotidiana, así como los problemas. Por eso, los psicofármacos no son una solución definitiva sino tan solo un parche en una herida que continuará sangrando. Al contrario, la psicoterapia te ofrece herramientas útiles que no solo te permitirán resolver los problemas actuales sino también los que puedan aparecer en el futuro. La psicoterapia está orientada a desarrollar habilidades que te permita lidiar con el día a día, reconociendo en primer lugar tus emociones y creencias erróneas y, en segundo lugar, reflexionando sobre ellas y cambiándolas. Y es que la Psicología no solo tiene un carácter curativo sino también preventivo.

GRANDES PÁGINAS DE SALUD RECOMIENDAN LA TERAPIA ONLINE

 

Psicólogos online, ¿realmente funcionan?  Fuente original: En femenino (Psico)

“Inmersos en plena era digital, son muchos los avances tecnológicos que ya hemos incorporado en nuestras vidas. Entonces, cabe preguntarse, ¿por qué tanta reticencia en el área de la e-Salud? Hablamos con expertos que ofrecen sus consultas online para descubrir los beneficios de este tipo de terapia. ¡No te los pierdas!

 

Si bien es cierto que la e- Salud es un ámbito “delicado”, no nos es ajeno que aquí también van a jugar un papel importante las nuevas tecnologías. Son muchas las áreas específicas del ámbito de la salud donde ya se están introduciendo cambios, algunos más conocidos como la receta electrónica, y otros menos como la videoconsulta.

 

Es normal que tomemos estos avances con cautela, y que en muchas cosas los veamos como “imposibles” por el momento -por ejemplo a nadie se le ocurre que puedan hacernos un examen médico para ver si tenemos gripe por medio de una videoconferencia-. Pero existen áreas específicas donde estas herramientas están suponiendo adelantos que pueden cambiarnos la vida; éste es el caso de la Psicología, donde no es necesario hacer exámenes presenciales, y donde la efectividad del tratamiento (psicoterapia) depende en gran medida de la comunicación y la “relación terapéutica”. Por este motivo, la videoconsulta resulta una herramienta idónea, puesto que al poder verse y oírse, no se pierde nada de la comunicación (recordemos que 70% de la comunicación es lenguaje no verbal).

 
 

¿Cuáles son sus beneficios?

 

A​demás, ya hay estudios que indican que la relación terapéutica, lejos de perder calidad, puede verse mejorada en algunos aspectos por el hecho de que la usuaria pasa consulta con el psicólogo desde su casa, en lo que es su ambiente familiar y cotidiano, y esto ayuda a que se sienta más cómoda tanto para “abrirse” y contar lo que le pasa, como para establecer la relación terapéutica más rápidamente, o potenciar la eficacia de la psicoterapia en un plazo más corto.

Con numerosas experiencias en varios países (como EEUU, donde la e-Salud pro videoconsulta es ya un hecho), ya podemos saber de la eficacia de estas herramientas en algunos campos, como el de la psicología online. La consulta psicológica online no supone una pérdida de calidad del servicio, y por el contrario, además de tener ciertas ventajas en el plano de la atención sanitaria propiamente dicha; también tiene otras asociadas a las nuevas tecnologías, que facilitan el servicio y lo hacen más cómodo, puesto que evitan desplazamientos y puedes acceder desde tu casa y cuando tú quieras.

​También hacen que se puedan ofrecer servicios de una alta calidad a un precio más asequible para todos porque disminuye mucho el coste de prestar esos servicios. En este sentido, en España tenemos la suerte de contar con una de las primeras Plataformas Digitales, diseñada y desarrollada específicamente para este tipo de servicios (eSaludMental) y creada por un grupo de psicólogos.

La situación en España

eSaludMental es una Plataforma completa, con las las herramientas necesarias para hacerlo todo, incluida la videoconsulta, y con unas garantías de seguridad y privacidad muy altas. Además está especializada en un tipo de atención novedoso en España (que es un éxito ya en el Reino Unido, Noruega o EEUU). Los Servicios Psicológicos de Atención Primaria, enfocados a atender todo tipo de casos y cuestiones, desde una orientación o asesoría sobre un tema, pasando por la Consultoría Psicológica, el Coaching profesional especializado, Intervención Psicológica para un problema puntual, o Intervenciones Psicoterapéuticas de varias sesiones para problemas mayores, como por ejemplo ansiedad o depresión.

Decía una compañera “con lo que uno se gasta en tomarse dos copas después de haber discutido con la pareja, o de haber tenido un problema que nos ha dejado afectados; se puede tener la atención especializada de un psicólogo, que en una sesión nos puede ayudar a superar el problema o la situación, de la mejor forma posible y en el menor tiempo y nos ahorramos así un sufrimiento innecesario. ¡Creo que merece la pena probar!”

¿Qué pasa cuando te desconectas durante 24 horas?

 

En la sociedad moderna, es difícil desconectarse de la tecnología. Smartphones, laptops y ordenadores nos acechan por doquier, por lo que ni siquiera nos damos cuenta de que pasamos una gran parte del día conectados al mundo virtual, perdiéndonos buena parte del mundo real, ese que tenemos justo delante de nuestras narices.
 
La dependencia de estos dispositivos es enorme, aunque normalmente no nos percatamos. Sin embargo, muchas personas lo primero que hacen al levantarse es ver su móvil, para comprobar qué se han perdido mientras dormían. De hecho, según una encuesta realizada por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid, el 55% de los españoles no se separa de su móvil para comer y un tercio lo lleva incluso al baño. 
 
De más está decir que una relación tan “íntima” con el móvil no es saludable. Por eso, deberías apuntarte al reto #soloporhoy, en el que te propongo desconectarte del móvil solo durante 24 horas. Los resultados que obtendrás serán, cuanto menos, increíbles. 
 
1. Se despeja la niebla mental
 
El móvil es una fuente de estrés adicional que añadimos a nuestra vida ya que nos demanda estar siempre disponibles para responder a los mensajes y las llamadas entrantes, saber lo que pasa en las redes sociales y revisar el correo. El móvil nos demanda dividir nuestra atención, y ello nos pasa una factura en términos de niebla mental, esa sensación de no poder concentrarnos. Un día sin móvil puede ayudarte a recuperar la lucidez mental y la agilidad de pensamiento.
 
2. Descubres cosas nuevas
 
A menudo, cuando usas el móvil, funcionas en piloto automático. Comes mirando la pantalla del ordenador y caminas mientras revisas los mensajes, de esta forma te pierdes todo lo que sucede a tu alrededor. Por eso, cuando decides desconectarte de la tecnología, esos sitios y esas actividades que ya conoces adquieren una perspectiva diferente, es como si fueran completamente nuevos porque descubrirás cosas que no habías notado.
 
3. Tus sentidos se agudizan
 
Cuando no estamos conectados a una pantalla que acapara gran parte de nuestra atención, podemos abrirnos al mundo. Entonces ocurre un pequeño/gran milagro, nuestros sentidos se agudizan, vuelves a percibir estímulos que antes pasaban desapercibidos. De esta forma, logras disfrutar mucho más del aroma del café, el juego con tu mascota, la conversación con tu pareja o incluso del recorrido diario para ir o regresar del trabajo.
 
4. El tiempo se ralentiza
 
El tiempo es relativo. Cuando disfrutamos pasa volando, cuando nos sentimos mal se eterniza. Curiosamente, estar conectados nos da la sensación de que el tiempo corre más deprisa. Por eso, si logras pasar 24 horas desconectado, te darás cuenta de que el tiempo comienza a ir más despacio. De repente, ganas tiempo de tu vida y puedes hacer más cosas, o simplemente relajarte.
 
5. Puedes detenerte y pensar
 
Creo que uno de los peores problemas que ha causado la tecnología es la resistencia a estar a solas con nosotros mismos. Cuando estamos aburridos, no dejamos que nuestra mente divague sino que nos conectamos, entretenemos nuestra mente. Por eso, desconectarte durante 24 horas te permitirá tener un tiempo a solas contigo mismo, para que puedas pensar y ver qué estás haciendo mal, para que valores si estás en el camino correcto o debes corregir algunas cosas.
 
6. Reencuentras la simplicidad
 
Considero que las experiencias más intensas y memorables de la vida son las más sencillas. En la simplicidad reencontramos nuestra esencia, y disfrutamos con ello. Cuando no tienes a mano la tecnología para entretenerte, vuelves los ojos a lo que te rodea o a tu interior, y descubres cosas asombrosas, cosas simples que olvidamos porque vivimos en un mundo demasiado digitalizado.
 
7. Te sientes mejor, mucho mejor
 
Cocinar sin prisas, rodearte de las personas que amas, salir a explorar sin el móvil, solo tú y la naturaleza, son experiencias relajantes que te harán sentir mejor. Estar conectados puede convertirse en una inmensa fuente de estrés, así que si te desconectas por un día, podrás probar un sorbo de cómo sería la vida sin esa obsesión por los dispositivos electrónicos. Simplemente tú, y el mundo, para disfrutarlo sin intermediarios.
 
Como colofón, nada mejor que esta imagen, que vale más que mil palabras, del fotógrafo Miguel Morenatti, en la que se aprecia a las nuevas generaciones tomando fotos, viviendo el momento a través de las pantallas de sus móviles, mientras una anciana simplemente disfruta. 
 

 

El trasplante de cerebro en humanos: ¿qué dice la ciencia al respecto?

 

​El trasplante de cabeza en humanos: ¿qué dice la ciencia al respecto?

Se ha previsto que en diciembre de 2017 se realizará el primer trasplante de cabeza en un ser humano.

Antecedentes

A pesar de encontrarnos en tiempos de grandes cambios, resulta difícil creer que realmente se pueda trasplantar la cabeza de un ser humano al cuerpo de otro.

Sin embargo, ya en el siglo veinte fueron varios los científicos que investigaron el asunto. El primero fue el científico soviético Vladímir Démijov quien en 1954 trasplantó la cabeza y patas delanteras de un cachorro al cuerpo de un pastor alemán adulto adulto. El perro resultante de la intervención sobrevivió menos de una semana.

Posteriormente, algunos investigadores de Cleveland, dirigidos por Robert J. White e inspirados por los trabajos de Démijov, trasplantaron la cabeza de un mono al cuerpo de otro. En este caso el resultado de la intervención fue bastante exitoso, ya que el mono fue capaz de oler, gustar, oír y observar el mundo de su alrededor. Sin embargo como contrapartida quedó paralizado de cuello hacia abajo. Tal y como sucedió en el primer caso, el mono apenas sobrevivió dos semanas.

Por último, un investigador chino llamado Xiaoping Ren realizó un experimento similar con ratas, las cuales lograron sobrevivir un día.

¿En qué consiste la operación?

Se ha estipulado que la operación durará alrededor de 36 horas y que contará con la participación de más de 100 cirujanos. Además, se prevé que la operación costará alrededor de 11 millones de dólares.

El objetivo de la operación no es otro que conectar la cabeza de un paciente al cuerpo de otro. Un dato importante es que el receptor no podrá escoger el cuerpo. Algunas fuentes revelan que se seleccionará a alguna persona que haya sufrido un accidente o que haya sido condenada a muerte.

En cuanto a los detalles concretos de la neurocirugía y a pesar de que no ha transcendido mucha información, se sabe con certeza que primeramente deberán cortar todas las estructuras que conectan la cabeza con el cuerpo del paciente, incluyendo la médula espinal que contiene unos 20 millones de conexiones. La unión que deberán realizar para restablecer las conexiones con el nuevo cuerpo la llevarán a cabo ayudándose de una sustancia química denominada polietilenglicol, que facilita la reconstrucción tanto de huesos como de fibras nerviosas.

Sergio Canavero, el neurocirujano italiano que dirigirá la operación, afirma que dos años son suficientes para verificar todos los cálculos científicos y completar todo los permisos, entre ellos la aprobación de la intervención por parte de diversos comités bioéticos.

La actitud de la comunidad científica frente a esta intervención se encuentra dividida en dos. Por una parte algunos investigadores la consideran un delirio de Canavero a quien tachan de loco. Por otra parte, otros científicos la apoyan y creen que la intervención representará una puerta hacia el futuro.

Características del receptor del cuerpo

Teniendo en cuenta que la intervención ya ha sido probada en animales con resultados generalmente pobres, resulta difícil imaginar que alguien quiera someterse voluntariamente a ella.

Valeri Spiridónov es el nombre de un hombre que padece atrofia muscular espinal (AME), una grave enfermedad genética degenerativa que le impide mover sus miembros a excepción de manos y cabeza. Generalmente, el 50% de los niños que nacen con dicha enfermedad no llegan a superar el primer año de vida. Sin embargo, Spiridónov ya ha cumplido los 30.

Tal y como él explica la operación es su única salida “tengo que hacerlo porque no tengo muchas opciones. Mi decisión es definitiva, y no pienso cambiarla”, afirma. La operación, en caso de resultar exitosa, podría proporcionarle un cuerpo con el que poder cumplir funciones como andar y coger cosas, entre otras funciones motoras.

Posibles consecuencias 

Estamos hablando de un trasplante de cabeza. A pesar de que no se ha debatido mucho sobre la repercusión y las consecuencias psicológicas que una intervención así puede ocasionar, me parece importante mencionar algunos aspectos y exponer algunas preguntas que lleven a la reflexión a los lectores.

Uno de los aspectos a tener en cuenta es el de la longevidad de las personas. Es cierto que en las últimas décadas la esperanza de vida de las personas ha aumentado considerablemente. Pero ¿cómo afectará al mundo entero el hecho de que algunas personas vivan de media unos 80 años y que otras gracias a la intervención vivan 120?, ¿qué cambios se producirán en la sociedad por el hecho de vivir más años?

El debate ético entra en juego

Esto es lo que apunta el neurocirujano Canavero que está creando altas expectativas sobre la intervención: “Estamos a un paso de prolongar la vida indefinidamente, ya que a una persona de 80 años le podré dar un nuevo cuerpo para que viva otros 40 años”.

Por otro lado también existe cierta duda ante la selección de los futuros receptores. Canavero ha afirmado que en principio la operación solo se realizará con personas que no tengan otra salida, personas con enfermedades o patologías que les impidan moverse con normalidad. Sin embargo, el neurocirujano también ha revelado que ya cuenta con 50 candidatos dispuestos a trasplantar su cabeza y que la mayor parte de éstos sontransexuales. Así pues, ¿dónde se establece el límite?, ¿qué criterios se seguirán para seleccionar a una persona antes que a otra?, ¿entraran dichas personas en listas de espera de trasplantes o seguirán una línea independiente?

¿Hacia un futuro de cambios de cuerpo a la carta?

Otro aspecto de igual relevancia es el impacto psicológico que posiblemente causará el cambio de cuerpo tanto para el paciente como para sus familiares y amigos. Se ha hablado acerca de ello y el neurocirujano ha afirmado que “el paciente será sometido a un entrenamiento con la ayuda de psicólogos. Durante al menos seis meses, antes de la operación, se colocará unas gafas que le mostrarán su cabeza con un nuevo cuerpo”. ¿Será suficiente ese entrenamiento con gafas para evitar el rechazo psicológico? ¿acabará como el primer paciente al que se le trasplantó una mano en 1988 que dos años después pidió que se la cortaran? ¿Se podrá superar el rechazo psicológico de verse en un cuerpo nuevo?

En relación a las consecuencias psicológicas, otro dato que sí nos ha revelado Canavero es que en el caso de que el paciente ya operado decida tener hijos, las células del cuerpo de éstos contendrán el ADN del cuerpo del donante. Es decir, los hijos nacerán genéticamente parecidos al cuerpo pero no a la cabeza del paciente.

Esto podría llevarnos a un mundo en el que los hijos no tendrán porqué tener los genes de los padres biológicos.

Una posibilidad médica que ha de abrir un debate más allá de lo científico

En resumen, personalmente creo que es importante plantearse algunas preguntas acerca de la intervención y de los cambios que puede conllevar para todo el planeta. Cómo podrán influir dichos cambios en las personas tanto a nivel nomotético como a nivel ideográfico. 

 

Patricia Camprodon Boadas

Patricia Camprodon Boadas

Estudiante de Psicología

¿Te peleas por WhatsApp? Consejos para evitarlo

WHATSAPP

Normalmente cuando tienes WhatsApp accedes fácil y rápidamente a todo tu entorno social (amigos, familia, conocidos, compañeros de trabajo…) Por ello te conviene saber cuándo y cómo usar mejor esta app
 
El problema es cuando WhatsApp, o mejor dicho, la mala utilización de dicha aplicación, te aleja de quien tienes cerca y, por el contrario, te acerca a quien tienes lejos. No deja de ser un medio más de comunicarnos que hay que aprender a usar, ya que el mundo 2.0 no es más que una representación de lo que ya existe en el mundo real. Por ello, la premisa primordial sería: “No hagas o digas aquello que no harías o dirías cara a cara”. 

Quizás sea más fácil expresar a través de WhatsApp aquellas cosas que no dirías cara a cara. Pero esto es un arma de doble filo, ya que al igual que podemos transmitir cosas positivas, podemos hacer lo contrario.
 
Además, la comunicación vía Whatsapp puede ser limitada, ya que faltan matices del lenguaje no verbal, tanto del que expresa como del que recibe el mensaje. Estar frente al otro hace que empatices con más facilidad con él. También así puedes modular tu mensaje al ver cómo tu interlocutor está recibiendo el mensaje al mismo tiempo que se lo dices. El problema no es la app en sí, sino el mal uso que puedes llegar hacer de ella. 

Usa los emoticonos, pero no los sustituyas por decir las cosas en persona 

El WhatsApp es un medio más de comunicación, con sus limitaciones. Una de ellas es transmitir emociones. Los emoticonos pueden ser un acercamiento a la expresión emocional. El problema es que no son tan ricos como la expresión facial y corporal. 

Los emoticonos podrán ser útiles en el contexto del Whatsapp, pero están muy limitados a ese marco. Son prácticos, pero son modos estandarizados de expresión de las emociones. Las miradas, las caricias, los gestos o los abrazos no pueden ser en ningún caso sustituidos por los emoticonos. Por muchos emoticonos que existan, nunca igualarán a la comunicación cara a cara. 

Expresiones que debes evitar 

Aquello que no dirías verbalmente cara a cara, tampoco hay que escribirlo en el Whatsapp. Todas las expresiones que resulten demasiado tajantes, tienes que intentar matizarlas al máximo, para que el otro las interprete lo más fidedignamente posible a lo que quieres expresar. Es preferible no ahorrar en palabras para dar más, detalles y así no te expones a las malas interpretaciones. 

Para expresar lo que quieres tienes que saber exactamente lo que está llegando a la otra persona. Para ello tienes que pedir feedback (respuesta u opinión que nos da un interlocutor) al otro de cómo llega el mensaje. Esto lo puedes conseguir pidiendo al otro que te diga cómo entiende lo que le estás diciendo. Trata de utilizar la expresión “¿me explico?”, y no incomodes al receptor con el “¿me entiendes?”.

Gestiona tu ansiedad ante la falta de respuesta inmediata 

Es adictivo porque se refuerza de manera inmediata: escribo, veo el doble check azul y me siento aliviado en el momento. Para gestionarlo adecuadamente tienes que preguntarte en esos momentos si realmente es importante o urgente que te contesten o si se puede demorar sin problema. Dejar el móvil a un lado y dedicar el tiempo a otras cosas sin duda lo facilitará. Mostrar la hora de tu última conexión es una forma de facilitar el control que se debe evitar. 

Temas que debes evitar hablar por Whatsapp  

Todos aquellos que resultan importantes o conflictivos. Lo ideal en cualquier tipo de interacción social es tratar los problemas en persona y evitar discutir por WhatsApp. El problema es que para algunas personas resulta más fácil abordar temas sentimentales o emocionales por Whatsapp, ya que cara a cara puede que les dé más reparo o vergüenza. Por ello es importante practicar la expresión de las emociones con las personas mas cercanas de tu entorno. 

Te propongo que pienses por un momento antes de poner en el Whatsapp a esa persona que es importante para ti: “¿Merece la pena discutir o decirle las cosas buenas solo por WhatsApp en lugar de decírselas en persona? 

Hay que elegir también el momento para whatsappear de según qué cosas. La policía, por ejemplo, en su famosa cuenta de Twitter, con el tema del alcohol alerta: “Si has bebido, no es buen momento para hablar ese tema tan candente con tu pareja, familia o jefe. O mañana te arrepentirás, y no solo por la resaca”. 

Cómo whatsappeas te define 

Ten claro que tu escritura no deja de ser la representación de cómo eres. Al igual que lo hacemos verbalmente, lo hacemos escribiendo. Todos tenemos nuestra forma de hablar, pero también tenemos nuestra forma particular de escribir. Ten cuidado con lo que escribes, ya que dice mucho de ti.