La teoría de la discriminación alfabética: ¿Cómo tu apellido determina el éxito que tendrás en la vida?

A los padres les suele resultar muy difícil encontrar un nombre para su bebé. Sin duda, es una decisión importante ya que será el nombre que lleve durante toda su vida. Y ese nombre tendrá consecuencias. De hecho, existen numerosos estudios que demuestran que el nombre ejerce un poderoso efecto a nivel inconsciente en las personas con las que nos relacionamos. Sin embargo, el apellido también es importante, ¡y mucho!
 
Curiosamente, se conoce que muchas parejas comparten la primera letra de su apellido, una cifra tan grande que no se debe simplemente al azar. E incluso es posible que los apellidos influyan en nuestra decisión de voto. En este sentido, una investigación realizada para la campaña electoral del año 2000 en Estados Unidos desveló que las personas cuyo apellido comenzaba con la letra “B” eran más propensas a votar a Bush y aquellas cuyo apellido empezaba con “G” preferían a Gore.
 

La sorprendente teoría de la discriminación alfabética

 
En el año 2006 un economista estadounidense analizó los apellidos de las personas que habían realizado investigaciones en el área económica de las diferentes universidades del país y descubrió que aquellos cuyo apellido comenzaba con las primeras letras del alfabeto no solo formaban parte de departamentos más prestigiosos sino que estaban más representados en la Sociedad Económica y habían ganado más Premios Nobel.
 
Este investigador postuló que existe una “discriminación alfabética”, que probablemente es el resultado del hábito de colocar los nombres por orden alfabético, lo cual significa que aquellos cuyos apellidos comienzan con las primeras letras del alfabeto, suelen tener prioridad, o al menos parten con una ligera ventaja.
 
De hecho, ¿sabías que 12 de los 20 primeros ministros del Reino Unido tenían apellidos que comenzaban con las primeras cinco letras del abecedario? Sin duda, es un número demasiado alto como para deberse a la simple casualidad.
 
Hace poco otro psicólogo se preguntó si ese mismo efecto se podría aplicar fuera del ámbito económico. Después de todo, las listas alfabéticas también se aplican en los exámenes escolares o las entrevistas de trabajo, por ejemplo. ¿Esa pequeña diferencia obra del destino podría tener un efecto importante en sus vidas?
 
Las 15.000 personas que participaron en el experimento simplemente debían indicar su género, edad y apellido, explicando además cuán exitosas habían sido en diferentes esferas de su vida. Los resultados desvelaron que las personas cuyos apellidos comenzaban con las primeras letras del alfabeto tendían a verse como más exitosas. Este efecto era aún más evidente cuando se trataba de sus carreras profesionales y el éxito laboral.
 
Además, en el experimento se apreció un detalle importante: el “efecto del apellido” era aún más fuerte a medida que pasaban los años, lo cual indica que no es el simple resultado de las experiencias infantiles sino de un fenómeno cuyos efectos se incrementan a medida que pasa el tiempo.
 
Por eso, los psicólogos concluyeron que la exposición constante a la discriminación alfabética termina marcando pequeñas diferencias a lo largo de la vida que, a la postre, pueden terminar teniendo un efecto decisivo.
 

Mejor con «A» que con «Z»

 
En realidad, solo podemos perfilar hipótesis que intenten explicar este efecto. Pero es probable que además del hecho de que los apellidos con las primeras letras del alfabeto pueden conferirles cierta ventaja a estas personas, también puede influir las asociaciones arbitrarias que solemos hacer.
 
Por ejemplo, hemos asociado los “primeros” con los “mejores” y los “últimos” con los “peores”. Esa forma de pensamiento puede hacernos creer que, de alguna manera, las primeras letras del alfabeto son más positivas que las últimas. 
 
Obviamente, todo esto ocurre a nivel inconsciente. De hecho, un curioso estudio realizado en la Universidad de California desveló que cuando las iniciales de nuestro nombre y apellidos forman una palabra positiva, la esperanza de vida de las personas aumenta en tres años. Para llegar a estas conclusiones se analizaron los certificados de defunción de California en un periodo de 26 años, una muestra de tamaño considerable.
 
Por tanto, es probable que los símbolos y los significados compartidos tengan más peso en nuestras vidas de lo que estaríamos dispuestos a reconocer o aceptar.

 

Padres Monstruosos: Un vídeo muestra la separación desde el punto de vista del niño

 

Cuando damos el “sí quiero” pensamos que es para toda la vida. Pero en algún momento las cosas se tuercen y nos damos cuenta de que la persona que tenemos al lado no es aquella con la que queremos pasar el resto de nuestra vida. Nos percatamos de que a su lado ya no hay ilusión y son más los problemas que los buenos momentos.
Entonces llega la separación. Y conocemos facetas de esa persona que ni siquiera sospechábamos. Algunos días nos sentimos aliviados, pero también hay días malos en los que recordamos los buenos momentos y sentimos nostalgia. Hay otras jornadas en las que nos embarga la rabia o una sensación de fracaso.
Y mientras estamos subidos en ese carrusel emocional, los hijos pagan las consecuencias. Muchos tienen que hacerse cargo de sus padres, especialmente de la madre ya que normalmente se quedan a vivir con ella. La depresión o incluso la dependencia de sustancias, sobre todo de somníferos, son problemas comunes con los cuales se ven obligados a lidiar los niños.
Así el pequeño se convierte en un cuidador, y es el responsable de volver a “humanizar” a sus padres, favorecer su desarrollo, mediar entre ambos, motivarles a salir y a cuidar de sí mismos. Desgraciadamente, este fenómeno en el que los roles se invierten es muy común y da lugar a problemas de apego ya que es el niño quien debe cuidar de sus padres y no a la inversa.
Este vídeo muestra a la perfección este proceso. Lo he subtitulado para que os resulte más fácil comprenderlo, aunque las imágenes hablan por sí solas.

Rincón de la Psicología ~ 10:00

CONSEJOS PARA SOBRELLEVAR LA DEPRESIÓN DE TU PAREJA


karma

La depresión provoca efectos perjudiciales en distintos ámbitos de la vida de la persona. Sus síntomas (que incluyen la tristeza, la falta de interés por las cosas, el cansancio y la irritabilidad) lógicamente afectan a la relación de pareja. En muchos casos, esta relación resulta trascendental en el curso de la depresión. Una buena relación con la pareja es básica para una persona deprimida, porque cuando nuestro ánimo está decaído necesitamos más cariño, apoyo y comprensión que nunca, aunque no siempre nos demos cuenta de ello.

Quienes padecen la depresión tienden a encerrarse en sí mismos. Además, se sienten sin fuerzas para llevar a cabo su trabajo o tareas cotidianas y sin ganas para relacionarse con la gente. La pareja puede empezar a pensar que está molestando o que no está llevando bien la relación. A menudo, la persona deprimida descarga su frustración sobre su pareja, está de mal humor, descuida su aspecto externo, abusa del alcohol o las drogas o come demasiado. Todo ello hace difícil llevar el día a día. El camino se hace duro para los dos.

Por eso, aunque esté a punto de salirse de sus casillas porque la persona que ama ya no es capaz de concentrarse para escuchar lo que está diciendo, o de sonreír, o de disfrutar de los buenos momentos de la vida, intente aceptar que todo eso no es más que una parte de la enfermedad. Trate de recordar, también, que es poco probable que la depresión de su pareja tenga algo que ver con usted.Por ese motivo trate de seguir estos consejos:

 

  • Intente dar un paseo todos los días, preferiblemente con su pareja. Un paseo relajado es un buen momento para comunicarse.
  • Algunos días parecerán mejores que otros. En sus días buenos, intente hacer un esfuerzo para demostrarle su amor e interés a su pareja.bajaautoestima1
  • Tal vez le cueste concentrarse, pero trate de ver en la televisión algún programa entretenido, junto con su pareja, al menos media hora al día. Cualquier cosa que rompa su melancolía y le levante el ánimo supondrá un alivio para su depresión.
  • Escuche la música que le guste.
  • Dedique algún tiempo cada día a hacer lo que a usted le guste. Tener al lado a una persona deprimida es agotador, por lo que es importante que se cuide también a usted mismo. Pase algún tiempo solo, vaya al cine o a la peluquería o salga con sus amigos. Las personas deprimidas suelen querer quedarse en casa sin hacer nada, pero si usted hace lo mismo acabará quemado.
  • Resulta muy importante mantener la serenidad y comportarse de forma positiva. Cuando alguien que sufre una depresión nota que la persona a su lado parece demasiado triste, puede sufrir un empeoramiento. Es importante comportarse con normalidad. Conviene saber que la depresión tiende a extenderse, por lo que se debe tener cuidado para no caer también.
  • Vigilar que cumpla con la medicación prescrita por el médico, y acuda a la consulta cuando es necesario. También debe asegurarse de que continúe con la psicoterapia.
  • Infórmese sobre la depresión.
  • Confíe en que la depresión se le pasará y volverá a disfrutar de la vida.
  • Deje de decirle a su pareja que no entiende lo que le pasa. Procure ponerse en su lugar para comprenderle y transmítale que le quiere ayudar y que usted está ahí.images (18)Hágale saber que le quiere e intente identificar aquellas cosas que le levantan el ánimo.
  • Tenga paciencia, escúchele y eleve su auto-estima. Hablen del tema.
  • No se desespere. Algunos días pensará que a su pareja le da exactamente igual que usted le quiera o no. Pero debe seguir insistiendo. Su amor y su apoyo constantes tienen una gran influencia.
  • Recuerde: es exactamente igual que si su pareja se estuviese recuperando de una enfermedad física grave o de una operación. Dele todo su amor y ternura, y anímele a que descanse y se recupere. No espere que la mejoría sea rápida.
  • Recuerde que esta etapa de su vida pasará, y que su pareja, en el fondo, sigue siendo la misma persona.
  • Aunque parezca no escuchar, resulta útil transmitirle que puede contar con su pareja para lo que considere necesario. De esta forma se sentirá apoyado en todo momento.

​5 ejercicios Mindfulness para mejorar tu bienestar emocional

​5 ejercicios Mindfulness para mejorar tu bienestar emocional

 

 

En este ajetreado mundo en el que vivimos, en el que estamos constantemente conectados a las nuevas tecnologías, la mente salta de un lado a otro constantemente, esparciendo nuestros pensamientos y emociones, lo que nos puede hacer sentir estresados, nerviosos, e incluso ansiosos.

La forma de vivir de las sociedades occidentales nos pone en piloto automático, lo que significa que los días pasan sin que nos demos cuenta de lo que ocurre en nuestro interior o nuestro alrededor. Vamos tirando, caminando por la vida, sin parar ni un solo instante a observarnos internamente, sin parar a pensar en nuestras necesidades. Siempre rumiando, aferrados a las expectativas más que a la realidad.

Vivir en piloto automático, una mala opción

Vivir en piloto automático, vivir por inercia y dejarse llevar por la rutina puede resultar muy cómodo a corto plazo. Es más fácil que los días pasen y no afrontes el miedo a hablar con tu pareja sobre lo que sientes. O es menos complicado dejarse llevar por el día a día que reconocer que estás triste, ¿verdad? Ya se alinearán los planetas para solucionar tus problemas…

Pero vivir lejos del presente, es decir, con la coraza puesta y sin sentir nada, puede ser negativo a la larga, porque cuando ocurre algo que nos sacude (por ejemplo, nos despiden del trabajo o nos deja la pareja), entonces toca pisar con los pies en la tierra. Además, vivir en las expectativas puede hacernos tremendamente infelices.

Mindfulness: más que técnicas, una filosofía de vida

La práctica Mindfulness, más que un conjunto de técnicas para estar en el momento presente, es una filosofía de vida, una actitud que hay que adoptar para volver a conectar con uno mismo. Es un estilo de afrontamiento que impulsa las fortalezas personales, que ayuda a autorregular el comportamiento y a conocerse mejor, además de crear un ambiente propicio para el bienestar.

En otras palabras, la Atención Plena es una manera consciente e intencionada de sintonizar con lo que está pasando dentro de nosotros y nuestro alrededor, y permite desenmascarar automatismos y promover el desarrollo integral.

Unos minutos al día no es tanto…

Para algunas personas, aquellas que viven eternamente estresadas, encontrar 5 minutos al día para conectar con uno mismo les puede resultar complicado. Pero invertir 10, 15 o 20 minutos al día para el propio bienestar no es tanto.

Como ya se ha mencionado, lo importante en la práctica de esta disciplina, independientemente de las técnicas que se empleen, es adoptar la actitud Mindfulness, que promueve la atención en el momento presente, sin juzgar, y con compasión hacia uno mismo y hacia los demás.

5 ejercicios mindfulness para un mayor bienestar

Antes de pasar a la lista de ejercicios, es importante resaltar que practicar Mindfulness, por ser una actitud ante la vida, no se limita simplemente a la realización de estos ejercicios, sino que es una manera de afrontar los sucesos que ocurren en la vida diaria. Aún y así, adoptar un hábito saludable como este, es beneficioso por muchos motivos.

Dicho esto, a continuación te presentamos una lista de ejercicios prácticos Mindfulness:

1. Mindfulness en un solo minuto

Este ejercicio es ideal si te estás iniciando en la práctica Mindfulness, pues es a medida que avanzas en el aprendizaje de la atención plena, es ideal incrementar el tiempo de práctica hasta llegar a unos 15 o 20 minutos diarios. Además, por tratarse de solamente un minuto, este ejercicio lo puedes practicar en cualquier lugar y en cualquier momento de la vida diaria.

2. Respiración de aterrizaje aquí y ahora

Este ejercicio es ideal para para apagar el piloto automático. Al practicarlo, la atención se centra en el momento presente y detiene el fluir constante de los pensamientos, recuerdos, imágenes o ideas. Es ideal para descargar de la tensión acumulada de una manera muy sencilla.

Para llevarlo a cabo, es necesario centrar la atención en la respiración. Se debe realizar una inspiración suave, profunda y constante por la nariz. Al llenarnos de aire, soltar enseguida el aire por la boca con intensidad pero sin forzar la garganta. Al notar una distracción (que es normal), observamos qué es aquello que captó nuestra atención y regresamos de nuevo a la respiración.

3. Desayuno Mindfulness

Es habitual levantarse por la mañana con el piloto automático. Sales de la cama, te duchas, te vistes, desayunas, te limpias los dientes, y otro día más al trabajo. ¡Sí, otro día más!

Puedes romper este hábito negativo realizando Mindfulness por la mañana. Así encararás el día de otra manera. Para ello, es necesario que te sientes en un lugar tranquilo, y que apagues el televisor para que estés en silencio. También debes tener el móvil lejos. Se trata de no tener distracciones. Cuando te dispongas a desayunar, intenta centrar tu atención en los sabores, los olores, el tacto de los alimentos o la bebida…!siéntelos! De esta manera, estarás con la atención en el momento presente, y verás la diferencia.

4. Atención a los sonidos del momento

Este ejercicio consiste en observar de manera consciente los sonidos que ocurren a nuestro entorno. Por tanto, se trata de permanecer a la escucha, de oírlos tal como suenan sin tratar de identificarlos, juzgarlos como agradables o desagradables, o pensar sobre ellos. Sin ningún esfuerzo, se observan los sonidos y se deja un lado otras percepciones exteriores. Al notar una distracción, observamos qué es aquello que captó nuestra atención y regresamos de nuevo a la escucha de los sonidos, apoyándonos exclusivamente en la respiración de ese instante

Evidentemente, al escuchar sonidos que entran por nuestros oídos, surgen pensamientos y sentimientos relacionados con lo que estamos oyendo, por lo que este ejercicio trata de conocer el silencio y el sonido de forma no conceptual (sin pensar) sino experiencial (sintiéndolos).

5. Escáner corporal

Con este ejercicio se intenta entrar en contacto con la experiencia de nuestro cuerpo tal y como es, sin juzgar, sin rechazar las sensaciones desagradables ni apegarnos a las agradables. Este ejercicio también recibe el nombre de barrido corporal o body scan.

Para realizarlo, es necesario sentarse en una postura cómoda, con la espalda erguida, aunque también es posible adoptar la postura tumbada. Después, cerrar los ojos, prestar atención a la respiración y realizar el recorrido por el cuerpo. Este tipo de meditación es aconsejable que sea guiada.

Jonathan García AllenJonathan García Allen-Psicólogo y entrenador personal

 

​Practicar ejercicio físico mejora el rendimiento académico

 

​Practicar ejercicio físico mejora el rendimiento académico

 

Los años de universidad son exigentes, por lo que muchos estudiantes sienten una gran presión por obtener buenas calificaciones, en ocasiones dejándoles agotados. Los exámenes importantes pueden provocar ansiedad e inestabilidad emocional, pues cuando éstos se acercan, es habitual que se encierren en sus habitaciones (o en las bibliotecas) durante semanas, pudiendo adoptar hábitos nocivos como por ejemplo: comer mal, no practicar ejercicio, etc.

Adoptar esta actitud puede no ser la mejor. Varios estudios, como el presentado por el Colegio Americano de Medicina del Deporte, han demostrado que el ejercicio físico ayuda a aliviar la ansiedad y lleva a obtener mejores notas.

Los beneficios psicológicos de practicar ejercicio

Desde hace varias décadas, los expertos nos recomiendan practicar ejercicio físico por sus numerosos beneficios tanto a nivel físico como a nivel mental. Respecto a este último, la práctica regular de actividades físicas o deportivas puede ayudarnos a conseguir un mayor bienestar, pero también a mejorar nuestras funciones cognitivas, independientemente de la edad o la condición física.

El psiquiatra John Ratey, profesor de la Escuela de Medicina de Harvard y autor del libro La Ciencia Nueva y Revolucionaria del Ejercicio y el Cerebro, explica: “Realizar ejercicio físico regularmente es bueno para mejorar la percepción que tenemos de nosotros mismos, nuestro estado de ánimo, la memoria o el aprendizaje”. Por tanto, ejercitarse de manera regular nos ayuda a obtener un mayor rendimiento académico, puesto que, además de producir químicos de la felicidad o mejorar nuestra autoestima, nos aporta otros beneficios que pueden favorecer un mejor desenlace en lo académico: reduce el estrés, mejora la memoria y el aprendizaje, aumenta la capacidad cerebral y mejora la productividad.

Para conocer los resultados de distintos estudios que explican los beneficios psicológicos de la práctica de actividad física regular, te invito a que también visites mi artículo: 

Los 10 beneficios psicológicos de practicar ejercicio físico

Mejores notas para aquellos que practican ejercicio

Que practicar ejercicio físico mejora el rendimiento académico no es una idea nueva. Por eso, investigadores de la Universidad Estatal de Saginaw Valley (Estados Unidos) decidieron poner a prueba esta teoría. Tras analizar los hábitos de ejercicio de 266 estudiantes, los investigadoresconcluyeron que aquellos individuos que realizaron ejercicio enérgicamente tenían puntuaciones más altas en la escala GPA que los que no lo hicieron.

La escala GPA es promedio de calificaciones que oscila de 0,0 a 4,0, y que emplean muchas instituciones académicas. Los resultados de esta investigación evidenciaron un promedio superior de 0,4 puntos para aquellos que se ejercitan regularmente. Sabiendo esto, quizás quieras programarte unas sesiones de gimnasio, yoga o running como parte de tus horas de estudio, aunque sólo sea para desconectar.

También se han documentado mejoras en el rendimiento académico de niños y adolescentes

Las mejoras en el rendimiento académico gracias al ejercicio físico no solo afectan a los estudiantes universitarios, sino que los niños y los adolescentes también ven mejoradas sus calificaciones gracias a la práctica de actividad física.

Un estudio publicado en el British Journal of Sports Medicine afirma que aquellos chicos y chicas que son más activos rinden mejor en la escuela. Para este estudio, un grupo de investigadores del Reino Unido, Escocia y Estados Unidos midieron el nivel de actividad física de 5.000 chicos y chicas de 11 años. Sus puntuaciones en matemáticas, inglés y ciencia fueron evaluadas cuando tenían 11, 13 y 16 años. 

Tras analizar los resultados del estudio, los investigadores concluyeron que los niños físicamente más activos a los 11 años obtenían mejores resultados en las tres disciplinas. Además, 17 minutos de ejercicio al día son suficientes para mejorar el rendimiento académico en los chicos. En el caso de las chicas, basta con 12 minutos diarios.

Estudios sobre el rendimiento escolar en niños

Otro estudio, en este caso llevado a cabo por un grupo de investigadores de la Universidad Vrije (Holanda), relaciona el mejor rendimiento cognitivo de los niños con el nivel de actividad física de éstos.

Pero son más los estudios que corroboran la afirmación de que la actividad física influye en el rendimiento escolar de los niños. De acuerdo con la Universidad Norte de Texas, un corazón y unos pulmones sanos tienen un impacto beneficioso en el nivel de lectura y en el nivel de matemáticas de los niños. Lo que podría indicar que el ejercicio cardiovascular mejora ambas competencias escolares. Por eso, el director del estudio, Trent A. Petrie, recomienda a las escuelas que “revisen sus políticas de educación física, pues incluir más horas a la semana de esta asignatura podría tener un efecto beneficioso en el rendimiento de sus alumnos”.

Por otro lado, una investigación de la Universidad Autónoma de Madrid, liderada por Irene Esteban-Cornejo, analizó datos de 2.038 niños españoles de 6 a 8 años de edad. Los resultados demostraron que la capacidad cardiorrespiratoria y la habilidad motora correlacionaban de manera positiva con el rendimiento académico, tanto independientemente como de manera combinada.

 

Jonathan García AllenJonathan García Allen-Psicólogo y entrenador personal